Falta de un pilar

Sin pretender ser clásica, ni mucho menos dar lecciones, hoy quiero hablar de la família, quizás no de la forma tradicional pero sí como la unión de personas que quieren tener un proyecto vital conjunto. En él se crean compromisos, deseos, deberes y se establecen intensas relaciones.
Desde que nacemos, ese grupo es tu tribu, tu grupo de apoyo y sometimiento, empieza el apego y de forma natural tendría que culminar con las posibilidades y enseñanzas que te aporten en tu vida para tener los recursos suficientes al afrontar la vida adulta.
Cuando te falta alguien de esa tribu, el barco se tambalea, la seguridad mengua y la realidad cambia de colores. No digo que esos colores sean todos oscuros pero si distintos a los que habías tenido hasta ese momento.
Cada caso es distinto y por suerte cada uno individuo somos seres únicos, también depende de las edades y sobretodo del suceso que te lleva a esa situación pero un techo no se aguanta con una sola columna.
En la vida todo tiene consecuencias y las mías no son malas, fue en la adolescencia, he conseguido ser quien soy ahora pero admito que he tenido que trabajar mucho para crearme un pilar ausente…

Instagram @thesweetwords_l.a