CARTA A LOS VECINOS

Al final tendré que cambiar el nombre del blog por: las cartas de Elea o la vida de Elewita(así es como me nombro yo a mi misma) pero necesito saber¿por qué?, ¿por qué?, ¿pooooor quéééé? y si alguien de vosotros lo sabe por favor que me lo diga, que me lo comunique y me lo explique en:
Thesweetwordss@gmail.com
O en mi Instagram @thesweetwords_l.a
Quizás es que soy cortita y no alcanzo a entender cómo se puede ser tan cerdo. No hablo de baños públicos, ni siquiera de espacios compartidos en sociedad, hablo de los vecinos: esos queridos convivientes del mismo edificio que limpian sus alfombras encima de mi balcón -literal- y que fuman sus relajantes nocturnos y casualmente dejan sus resto encima de mis zanahorias que tanto me están costando cultivar en medio de una ciudad como Barcelona con dos metros cuadrados de balcón. Es acojonante y disculparme por las formas pero es que somos tan obtusos y egoístas que no sabemos vivir en convivencia. Y me pueden decir: ¡vete al campo! -y yo le diría: ¡vete tu que con la mierda que me tiras puedes montarte un buen huerto de relajantes dudosamente ilegales.! Tiene narices…
No soy la única que presume de vecinos mal convivientes, sólo pensar en dos de mis mejores amigas, se me ocurren más historias para no dormir y tal cual: una de ellas tiene unos vecinos reformistas nocturnos, que les da por mover muebles a las 3 de la mañana y ya cuando creció la familia y trajeron al pequeño retoño, mi amiga quiso vender el piso y irse a otro continente por no cometer un delito… El otro caso es Lau, tuvo unas noches moviditas escuchando el cante sexual de una de sus vecinas, pensamos que la sonora mujer fingía porque sino que nos presenten ese artículo porque tales gritos grabados en audio desde otra casa y parecía que la tenías delante… eso no lo puede hacer un hombre. 

Mis dos amigas recurrieron a la nota fácil en la escalera: es muy triste robar pero peor es no dormir y como no paren tendremos que recurrir a quitarles lo que nos causa este insomnio a la escala.

Yo por mi parte estoy pensando en hacer vecining: devolver con toda gratitud todo con lo que me obsequian: mierda. 

Frita me tenéis

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑