Un segundo…

Esa sensación de montaña rusa, ese nudo en el estómago, esas rodillas temblando junto a ese valor para vivirlo, para no perder ni un instante, para absorber cada segundo junto a él. Para mí eso es la vida: esa mezcla de nervios, ilusión y ganas, es lo que da sentido a todo, para mí esos segundos son los que valen la pena y no los cambiaría por nada, así me siento viva. 

Obviamente un momento así ya lo dice la misma palabra: sólo es un instante pero ¡qué instante! a unos les hace sentir vivos el gol de su equipo, un mensaje inesperado o la sorpresa de un familiar, son momentos, instantes impagables, inexplicable y hay que experimentarlos para saber de qué hablo, cada uno los suyos, como pueda y sepa ¿cual es tu momento?

Hay que ser conscientes y saborearlos, no es un imperativo, es una recomendación, más que nada que lo que se ignora se pierde, lo que no se aprecia, desaparece y el silencio, ya es repuesta en sí, la nada.

Anuncios

Me va, me va, me vaaaa…

Así de Iglesias me confieso: me van los retos, me van las metas, salgan bien o mal. Podréis pensar que ponerse retos y no llegar es frustrante pero yo prefiero quedarme con el camino recorrido y lo aprendido. Llámame cursi o bien queda pero cierto es que cuando dedicas tu cabeza a tu pequeñas metas no la estás poniendo en los problemas en las angustias. Las personas necesitamos creer en algo, en Dios, en tu madre, en ti, tener

Voy hacer un reto otoño de fotografía y dibujo en Instagram, ¿te ánimas? Necesitas poca cosa:

1- ganas de activar tu imaginación, tu creatividad

2- Instagram 

3- lápiz, hojas y la cámara de móvil o tablet

4- seguir el calendario, cuando veas la palabra haz el dibujo o la fotografía de lo que te inspire, abierto a lo que quieras, sientas, pienses… ves por la calle con los ojos bien abiertos, inspírate y observa y cuando quieras, publícalo.

5- y etiquetarme o nombrarme cuando cuelgues la goto y/o dibujo @thesweetwords_l.a

Camino Inglés 

El camino está lleno de italianos… esta es la conclusión que he sacado después de andar seis días del Ferrol a Santiago. Parece una conclusión básica e insulsa para tantos pasos pero ciertamente pienso que el camino es tan personal que poco os puedo explicar yo más que cosas prácticas, simplemente os invito a ir… VALE MUCHO LA PENA.

Hace un año hice el camino francés, de Sarria a Santiago fue un camino muy saturado de gente, añadiendo que yo no lo acabé de disfrutar, estaba pasando cambios en mi vida y aunque fue intenso, maravilloso a la vez que bonito también fue muy duro.

Este año ha sido mejor, más tranquilo, más relajado, más aprovechado, han sido más de 120 kilómetros por las rías y los bosques gallegos tan densos y verdes, poca gente y la que había todos eran italianos, no sé porqué pero persona que te cruzabas provenía de Milano o Roma. Este año hemos andado el camino Inglés, saliendo del Ferrol hasta Santiago.

Aquí os dejo cuatro cosas prácticas por si os animáis hacer el camino Inglés, Galicia es una tierra bonita pero la experiencia es mucho más que especial seas creyente o no, estás muchas horas contigo, con la naturaleza y poco más, eso te hace ver lo mejor y lo peor de ti, ver lo que quieres y necesitas cambiar o aprender.

Consejitos:

1- No lleves una mochila más pesada que el 10% de tu peso porque a todos en algún momento nos entra la pájara de ¿de porque estoy yo aquí haciendo esto?, ¿que carallo hago aquí?, ¿qué se me ha perdido a mi aquí?, no puedoooo…. y si encima llevas un peso muerto superior a tu resistencia, el agobio es mayúsculo. Hay empresas, tipo correos, que te llevan la mochila de albergue en albergue o de hotel en hostal y tú solo llevas lo imprescindible pero no todo el mundo aprueba esta manera nueva de afrontar los kilómetros, cada uno…


2- En Pontedeume olvídate de dietas y desayuna en martiño unos buenos churros que te hacen coger la siguiente etapa con súper poderes. Abren a las 5 de la mañana.


3- En betanzos, tierra de buenos huevos, comeros una buena tortilla de patatas, yo eché de menos la cebolla pero ese es un debate que hoy no voy a tratar.

4- La siguiente parada ya fue bruma que con todos mis respetos pero se tendría que llamar “broma” porque es una población que acoge a miles de peregrinos pero solo hay 15 habitantes que lo llevan todo… en mi escalera hay más vecinos y no nos aclaramos. Lo dicho es una pequeña población que llena el albergue en seguida, así que ser listo y reservar con antelación en algún sitio privado si no queréis dormir en el polideportivo.

5- Y Santiago que decir de Santiago… punto de reunión de todos los peregrinos de todos los caminos, cuando llegas a la plaza obradoiro, te tiras al suelo, miras esa preciosa pero últimamente siempre tapada catedral y sientes algo tan mágico que es difícil de explicar: nudo en el estómago, alegría en el corazón y orgullo en la cabeza. 


Hay que pasar unas cuantas en esta preciosa ciudad, convivir con sus gentes acostumbrados a tanto peregrino. ¿Y la gente del camino? Que decir, muchos se llevan amistades e incluso amor, en nuestro caso, italianos y más italianos, no sé si es que nos superan en fe católica o fue coincidencia pero allí donde íbamos nos rodeaban, al bar de tapas, en la misa del peregrino, en la tienda de recuerdos… ¿será una señal? No lo sé pero Bello condividere questa esperienza, essere felice.

Lo siento pero hay cerebro en mi cabeza 

Sabéis bien que soy una come coco, no del resto de personas, únicamente del mío sino porque tendría un blog escrito con el subtítulo “soy responsable de lo que digo, no de lo que tú entiendes”. Siempre me planteo un más allá de las cosas o una explicación, un simple: <no lo pensé>, <no me di cuenta>, no me sirve, sin embargo también creo que no todo el mundo es capaz de verse a sí mismo o de atreverse a conocerse a sí mismo. 

Dicen que hay que elegir entre: saberlo todo o ser feliz y a pesar de lo que creo, suscribo tal frase porque somos imperfectos, es imposible saberlo y entenderlo todo y a veces hay que dejar la mente en blanco y dejarte llevar.

Cuando un niño hace bulling en el colegio hay mucha ausencia detrás o cuando hay una infidelidad hay carencias o ¿es que sólo es mala persona? Pues yo estoy segura que algo hay, lo quieran ver o no pero a veces no hace falta saberlo. Que cada uno se ocupe de sus mochilas, los que vemos que las tenemos. 

Instagram @thesweetwords_l.a

Email thesweetwordss@gmail.com

  

Sólo Julieta

Cuenta la leyenda irlandesa que en una travesía inverosímil también se dio un amor imposible. Dublín tuvo durante más de un siglo el único encuentro del mundo entre dos iglesias de diferentes creencias en la misma manzana. En la parte norte estaba la esplendorosa iglesia católica y al otro lado, de cara al sur una iglesia algo más modesta de creencia protestante. Cada domingo se encontraban miles de feligreses de ambas iglesias, todos entraban por la misma puerta a un parque para ir a distintos encuentros, allí en esos jardines delanteros se conocieron dos jóvenes, ella de familia protestante, él de familia católica, tal Romeo y Julieta, sus familias no lo aprobaban a lo que empezaron una relación secreta, él le dejaba cartas junto a la piedra de la entrada que ella recogía y respondía semana tras semana. Al cabo de un tiempo cansados de tanto escondite decidieron encontrarse el siguiente domingo en vez de los jardines, en el puerto de dublín, poner un océano entre sus familias y su amor y vivirlo en tierras Americanas. El domingo llegó, ella llegó y espero y espero pero su prometido nunca se presentó… ahogada entre lágrimas pensó en las posibilidades que tenía: volver y explicar dónde había estado y vivir el resto de sus días sin él o acabar allí su pena… Días después el padre de la chica al ver que su hija no volvía soltó al prometido el cual había secuestrado pensando que así su hija nunca se marcharían, fueron al puerto y encontraron el cuerpo de la joven mujer colgada de un árbol sin vida.

Cuentan las novias que hoy en día se casan en estas iglesias que el día el sí quiero pueden ver el espíritu de una novia sobrevolando la cabeza de todos los invitados, verde de envidia por lo que ella no pudo tener.
Hoy en día se puede visitar gratuitamente la católica prácticamente destruida y la iglesia protestante sigue en pleno uso pero con visitas más reducidas.
Estas son las señas:
St. Audoen’s Church, Dublin

    High St, Merchants Quay, Dublin 8, irlanda

Otras cositas de esta tierra tan verde y bella: