Pareces feliz

El otro día una compañera de trabajo me dijo: – a pesar de todo, tú siempre estás feliz-. Eran las ocho de la mañana y me pareció algo más infinitamente magnífico que un elogio, fue muy agradable, fue un “lo he conseguido”.

Obviamente no siempre estoy feliz pero si procuro estarlo y no fingirlo sino serlo de verdad, me explico:

Tengo 34 años y sin querer dar pena alguna(todo lo contrario) he tenido experiencias varias, algunas que no conseguían sacarme la sonrisa ni con la mejor de las intenciones, me he visto llorar sin saber parar las lágrimas, me he sentido rota por dentro de tal forma que el dolor lo sentía físico, me ha faltado el aire, me han faltado las ganas pero a la mínima que he encontrado las fuerzas siempre mi propósito a sido sonreír, luego reír y volver a disfrutar. Pasara lo que pasara siempre he encontrado el momento de paz, el momento de sonreír por algo. Y si queréis un truco: los niños saben mucho de eso, de los instantes de felicidad, de los segundo de absoluto placer básico pero total. Busca tu niño interior y sácalo. Ya dicen que hace falta ser muy adulto para atreverse a ser niño de nuevo. Y yo creo fervientemente en ello.

No es fácil, es quererlo, ¿crees que no tengo secretos que sólo yo sabré nunca? Los tengo, ¿crees que no hay oscuridad, fantasmas y temores en mi? Los hay, ¿crees que no hay “te quieros” guardados en cajones bajo llave? Si hay pero elijo ser feliz a pesar de todo, no quiero parecerlo, quiero serlo aunque sean pequeños momentitos al día. Ser feliz.

Elea

Feliz

Anuncios

Blog de WordPress.com.

Subir ↑