TODO VUELVE…

Como ya dice el título en esta vida todo vuelve: el ajo del “all i olí”, el karma, el ex ya olvidado y hasta cosas más superficiales pero divertidas para mí como la moda. Con los años hemos aprendido amar los colores flúor y hasta los pantalones de campana pero ahora ya pasamos al casi todo vale y mis peores pesadillas se han hecho realidad: las mallas ciclistas. Me he pasado más de veinte años escondiendo fotos de la mini Elea(mini yo) embutida en telas coloridas, muy coloridas, no muy cortas, ni muy largas que era imposible que me fueran estéticas. Pues en el 2018-19 vuelven, esas mallas por encima de la rodilla de licra, eso si, tanto te sirven como con una camisa y una americana que con unas deportivas para poder volver a casa haciendo running, hay ver todo lo bueno en esta vida, y ¿qué me decís del “leopardo quillo“? a mi me espantaba, me horrorizaba, hasta lo criticaba y decía que era de choni pues ahora es <lo más>, vayas donde vayas a comprar hay prendas “animal print ” y lo más fuerte es que me empiezan a gustar, a mi estilo pero me va entusiasmando, ¡es que no tengo criterio!. Así que me toca pedir perdón a chonis o a cualquiera que haya ofendido, lo siento, ando aprendiendo.

Es un “dibujo” que nunca había desaparecido pero ahora se reinventa para todo tipo de prendas y sobretodo con telas o cueros sintéticos, no con pieles de animalitos.

No me quiero olvidar de otras viejo-nuevas tendencias que se van a llevar: los cuadros y el brillo en su más extremo, las lentejuelas, cómo diría la @vecinarubia, más brilli-brilli por favor.

La semana que viene os hablaré de otras moderneces ya prometidas como son las cositas íntimas eco(copa menstruales, diafragmas, etc…), estudios que he podido hacer en mi propia piel y han resultado más cómicas que ecos, de momento… pero quiero terminar destacando las leyes ya aprobadas en muchos estados americanos desde esta pasada semana que prohíben las pieles de animales para la industria textil, moda y todo el mundo fashion(un aplauso por favor, aun hay esperanza con el ser humano) y marcas como Hugo boss sustituye las pieles animales por piel de piña, piñas para luego alimentar, increíble…(otro aplauso). Las piñas molan.

Ropa animal print, cuadros y lentejuelas son de zara.

Anuncios

¿Renuncio?

De madurez primeriza a inhabilidad emocional, así me veo con 34 años de supuesta adultez o eso dice alguna persona porque a veces hay algunos capaces de poner en duda todo. ¿Lo permitimos?, ¿tiene sentido?

Cuando callas, te plantas en una perenne estabilidad fingida, no opinas, no haces más que seguir eres una persona madura y fuerte que aguantas lo que venga. En cambio si la misma situación la pasas llorando, opinando, con más aspavientos, el resultado es que te falta crecer y pasar ciertas cosas y, ¿no será que cada uno responde como puede y como sabe en cada momento?, ¿Es posible ser madura esta mañana y por la tarde como no gusta tu reacción eres una cría adulta?, ¿Porqué etiquetamos tan pronto?, mejor dicho, ¿porqué etiquetamos?

Y hablando de maneras de actuar y respeto, quiero tocar un poco el tema que tanto explota en mis oídos últimamente y al final tendré que dar la razón a los que me tachan de baja inteligencia emocional porque es cierto que me cuesta de entender:

Soy capaz de leer, hasta soy capaz de comprender y hasta estoy de acuerdo con todo este texto pero con límites. En un mundo donde habían demasiados límites, creo que los hemos perdido todos y aunque suene antiguo creo que debemos ordenar ciertas cosas y cierto valores, es un pensamiento totalmente personal de alguien que me considero de izquierdas, liberal y pienso que considerada con el resto de personas. Creo, yo, EleaMI que: no podemos disculpar todo por respetar la conducta de los demás, creo que que hay unos mínimos de convivencia, de respeto y sobretodo de amor, y no todo es disculpable porque una persona no lo supo hacer mejor. Está claro que por sanidad mental no hay que esperar nada de nadie así nunca te sentirás frustrado pero cuando precisamente no pasa nada, ningún mínimo, cómo: “acompañar a un enfermo, como simplemente estar, cómo no pegar, no dañar, cómo no reiterar en actitudes egoístas”, si es de esperar que nuestra conducta sea advertir o actuar según nuestros valores y si, seguir aprendiendo. POR LO QUE ES YO, RENUNCIO A LAS EXPECTATIVAS SI FUNCIONAMOS DE CORAZÓN, SI INTENTADO HACERLO BIEN, BONITO Y DULCE, ERRAMOS. ASÍ SI.

Mirar de otra manera

Mirar de otra manera
Otra mirada

Si renuncio a esperar si de verdad alguien ha hecho de corazón todo lo que sabía hacer o podía.

Estar

Nadie dijo que ser una “persona humana” fuera fácil. Está muy de moda el trabajo personal porque por fin valoramos algo más que lo sólo evidente pero a veces nos olvidamos de ciertas bases que ya tenían nuestros abuelos y no por ser de ellos son pasadas u obsoletas como apoyar, defender, acompañar, estar presente, proteger. Yo soy la primera que presumo de mi madurez por tempranas experiencias supuestamente trascendentales, incluso busco volver a disfrutar como una niña para perder un poco la realidad pero me tendría que llenar más la boca de humildad y menos de dar ejemplos, y como yo, muchos. Me he dado cuenta que si no tienes bases, si tú ética deja mucho que desear para vivir en un mundo en convivencia, tu evolución será la misma(y perdón por la palabra) mierda. Tanto trabajo individual que nos olvidamos del de al lado y de lo más básico: estar.

Mindfulness, zen son palabras que están muy en boca de todos pero si combinas todo eso sin ética, ¿qué sentido tiene? Es como la palabra compasión que no tiene sentido sin solidaridad: empatizar con los demás y ayudar, y repito otra vez, ESTAR. Me explico: primero aclarar que en occidente entendemos compasión como lástima y son términos distintos. Con la lástima te pones por encima de otro ser, “que pena, ojalá estuvieras como yo” por lo contrario con la compasión acompañas a esa persona en su dolor, practicas la empatía, sufres con él, no te sientes por encima. Y la solidaridad, como positiva actitud de generosidad y cuidado de los demás resulta psicológicamente incomprensible sin el motivo de la compasión pero se necesitas sobretodo menos mirarse al ombligo y estar(de nuevo).

Salimos del catolicismo, huimos de islamismo para meternos en creencias budistas, induistas, taoístas por qué nos parecen más sensatas pero pecamos de lo mismo, sales de unas creencias que no encajan contigo para meterte en otra, ¿qué sentido tiene eso? ¿No sería más sensato, escuchar aprender y seguir lo que te manda el corazón sin olvidar unas bases? Me explico: cuando trabajas una creencia por encima de la otra, entendiéndose como tú verdad, te estás poniendo en la misma prepotente posición que él cree en un dios y piensa que el resto estamos equivocados. Y, ¿donde queda tu realidad? Tú no vives en un monte aislado, convives con seres movientes, con multitud de sentimientos y quehaceres. Trabajas, compras alimentos y vas a hospitales cuando alguien se pone malito porque vives aquí, no vives en otra realidad y tienes que compaginarlo todo, no puedes quedarte solo con creencias de otras realidades. Nutrirse no quiere decir eliminar las bases.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑