Yo soy… yo, ¿y tú quién eres?

Cuando de pequeña me preguntaban qué era mi madre siempre respondía Maribel, nunca entendí que me preguntaran qué cuál era su trabajo, de echo cuando intentaban rectificar mi respuesta no era nada buena, no sabía que decir, nunca supe de lo trabajaba exactamente y no me preocupaba lo más mínimo, simplemente para mí era mi madre, mi mamá maribel y que estaba allí y eso es lo único que me importaba. Ya de adulta y quizás porque he acabado trabajando en el mismo sector tampoco me defino por mi trabajo. A pesar de lo que se pueda pensar, si me gusta lo que hago y adoro mi horario pero no me define, no porque no quiera sino porque no lo siento.

Soy soñadora, buscadora de risas, soy quien no soporta a los quejicas y quien le pone la gente fuerte, no de formas sino de aprendices de la vida, me gusta el deporte por el efecto que hace en mi, no soy una santa, ni lo pretendo, soy malhumorada con las injusticias y con la falta de sueño, me gusta el orden y las buenas olores, soy muy exigente con los demás aunque lo disimule pero más conmigo aunque no lo disimule, soy súper presumida pero me incomoda que me miren demasiado, soy quien le da por un alimento y lo come hasta aborrecerlo, soy quien llora por nada y ríe por menos, quien pasaría diez horas viendo csi y ninguna juego de tronos, soy celosa pero no envidiosa, soy cariñosa con quien yo quiero pero no me toques si no te conozco, soy encantadora al igual que borde cuando me harto, soy extrema, en todo, intensa hasta hartar pero no soporto el victimismo…

Soy todo eso y muchas cosas más, lo soy ahora, en unos años seré muchas otras cosas más pero no mi trabajo.

Y, ¿tú quién eres?

Sweet
Yo
Yo
Soy
The Sweet
Yo
Anuncios

Estafada por la rumorologia

No sé desde cuando me he vuelto tan creída, en el sentido buenazo de la palabra y tan cretina en el sentido ” eres necia Elea”. Aix, viejas costumbres, rumores del boca a boca y chismes pasados de moda, ¿porque os haré caso.? Desde que me quedé embarazada y mi boca estaba pegada al water y mi amante preferido era el sofá, ansiaba llegar al segundo trimestre, ese trimestre milagro según todo el mundo, donde viene el subidón de energía y la desaparición de las náuseas. Pues yo ya voy por la semana 17 y voy ha esperar esos hechos sentada porqué me canso, me canso mucho.

Admito mi bienestar comparado a hace tres semanas, solo tengo alguna náusea, una pizca de acidez un par de veces al día pero ¿y mi energía?, ¿Me la deje al pedir mi bebé? Tengo las piernas cual elefante y la energía de un caracol vago. No pido seguir haciendo spartans (carrera de obstáculos) aunque no estaría mal, igual que hay la kids, carrera adaptada a los pequeños de la casa porque no la spartan preñi, pero bueno, comprendo mi estado y acepto estar babeando detrás de la barrera pero si pido llegar con algo de batería a las 18h de la tarde, ya no digo por la noche, a las 18h o un poco más me conformaría, me siento como ese móvil que tienes que cargar cada tres horas porque ya es viejo, unos dos años. La diferencia que yo no tengo un cable que me recargue.

Lo triste de todo esto que ya todo el mundo sabe mi estado de buena esperanza, todo el mundo me pregunta cómo estoy con todo el cariño del mundo(a parte de: niño o niña, ¡¡NO LO SÉ!!) y aunque si es cierto que ando mucho mejor, sigo buscando mi energía por debajo de las piedras y me da coraje admitirlo.

No quería convertir el blog en algo exclusivo de embarazo o de mamis pero no deja de ser un blog sobre mis vivencias, mis opiniones y experiencias y mal me pese ahora mismo mi vida es esta ahora: intentar disfrutar lo llevo esperando años aunque sea un pelín difícil e intentar pasar una oposición aunque sea aún más difícil. Procuro sacar humor a todo ello y sobretodo recordarme: no estas sola y menos eres la única que ha pasado por esto(en esto y en todo en la vida: apúntatelo tú también).

Feliz día de la mami Sweets

Ecografia
Mi bebé