En barquito

El sábado falté a mi cita Blogger porque me pilló en alta mar. Nunca había echo vacaciones fuera de agosto y me ha resultado increíble, primero alucinada por la cantidad de gente que también estaba de vacaciones, me dedico a investigar como vivir plenamente y feliz para poderlo transmitir y nunca me había planteado que la felicidad era eso: no solo tiempo para mí sino días para mi, sin mirar relojes, sin obligaciones, ni culpabilidades. No digo que la felicidad esté en las vacaciones y mucho menos en el “me la suda todo” pero si en apreciar mi tiempo y disfrutar de él. Segundo, he alucinado con el modo barquito. No soy de juzgar o al menos eso intento pero nunca me hubiera puesto la etiqueta de crucerista y no puedo estar más equivocada, uno: por poner o no poner etiquetas, ¿quien soy yo para hacer eso? ni siquiera a mi, creo mas en la evolución y el aprendizaje que con las etiquetas de “eres así” y dos: porque ha sido genial, quizás falta tiempo para saborear los destinos pero una semana, cinco destinos más la comodidad del hotel flotante, me declaro crucerista, mochilera, visitante y todo lo que sea por vivir, vivir experiencias.

Vivir

Salimos de casa con una maleta bien apretada, algún que otro nervio pero con la chulería que salíamos de nuestra ciudad. Pronto esa chulería desapareció para imponerse la impaciencia, ¿como puede ser que vea el barco casi desde mi casa y no sea capaz de acceder a él? Pues con la ingenuidad del turista tuvimos que preguntar a un señor que vendía viajes de costa cruceros aunque íbamos con pullmantur, yo desconfiada le miraba de lado, cual emoticono, pero mi desconfianza fue gratuita, nos mandó a un bus que por el módico precio de 3€ por cabeza, te lleva a dos quilómetro en las entraña del puerto y que nos dejó delante del buque de 14 plantas, <aix dios que chiquita soy>. Ah! Y gracias señor de costa, ahí entendí lo de la “felixita al cuadrado”.

Esperaba una cola eterna de jubilados , japoneses y algún que otro Americano afortunado de hacer vacaciones en mayo y no fue así, había familias de todo tipo: jóvenes, no tan jóvenes, con hijos, sin ellos, muchas parejas de todas las edades posibles y muchos, muchos chicos de colonias. Madre mía, yo con 14 años había ido a casas de colonias que ni recuerdo los lugares pero si las actividades odiosas que exponían todas mis inseguridades a flote: como dormir con mucha gente, los deportes de equipo(para los patos solitarios es una tortura) y sobretodo ese engañoso colacao que eran Nescuik, ¡que asco y qué insulto para los de colacao!, NO, NO ES LOS MISMO, ¡ah! y nutella no es nocilla, NO LO ES. Perdonar que me enciendo.. pues eso, allí estaban unos 50 padres llorosos, aún no sé si de tristeza o alegría , despidiendo a sus cachorros llenitos de hormonas.

Sólo subir ya nos habíamos perdido, el barco tiene el mérito de hacerte sentir como pulpo en un garaje, es más fácil perderte que marearte y ya es decir, para lo segundo muchos llevábamos medicamentos o pulseras anti mareo pero para lo primero no hay remedio: los lavabos se mueven de sitio, las plantas y tú cabina también. Asúmelo ya antes de salir, así ya algo que tienes hecho.

Solo subir ya engordamos dos quilos, no nos permitían ir aún al camarote y te dirigen directamente al bufete, en el cuál te dedicas hacer una tremenda pirámide de todo un poco, ya que estamos, aprovechemos, ¿no? Parecía que no hubiéramos comido en siete días o en siete meses. Yo misma conseguí una montaña perfecta de ensalada-pollo-arroz-lasañaverde-tortilla-pandetrestipos-quesos- más pollo y humus, todo arte.

El día siguiente era simplemente de navegación y yo le temía, temía al aburrimiento y al no saber qué hacer pero no fue así. Ahora con los días me arrepiento de no haberlo usado para dormir un poco más porqué el resto de días nos levantamos tan pronto después de trasnochar que en mi gordi estado(18 semanas de embarazo), me ha agotado, estamos a siete días después y no logro aguantar mis ojos abiertos más de dos minutos. En el barquito hay tantas actividades y yo con tantas ganas de probar, ver y escuchar todo, que me faltaron horas. Además cada noche te invitan a ir de modo de vestir y esa noche era la noche de gala, así que ponerse guapetón para ti no está mal.

Por la mañana ya nos levantamos en Nápoles, me encantaría deciros mil cosas bonitas pero estaba sucia, había muchísima gente y lloviznaba, a las pocas horas como luciérnagas hacia la luz, acabamos volviendo al buque para llenar nuestras tripas en el bufet, de nuevo. Tanto comer nos llevo a la tan famosa siesta española pero al poco nos despertamos por los cantos de…¿sirenas afónicas? Pues no, resultaron ser crucerista atrevidos en el karaoke de la planta 7, mientras en la 5 había concierto de piano y en teatro algún que otro espectáculo.

Nápoles

Ya era jueves cuando llegamos a mi deseado destino: ROMA como mi adorada Audrey hepbun en “vacaciones en Roma”. En casa cuesta una eternidad llegar a media semana y de vacaciones en un abrir y cerrar de ojos ya estábamos a final de semana. Pues me hubiera ido genial tener una vespa como la princesa Ann en la película porque el cansancio y la falta de sueño hirieron mella en mí. Roma tan bonita y tan grande en solo medio día… no fue suficiente y yo iba agotada, una mezcla extraña… Añadir que habíamos cogido excursión con civitatis porque los precios de los guías del barco eran demasiado altos pero nos arrepentimos un poco: civitatis trabaja con empresas de la zona y no te avisan, así que te vuelves un poco loco sabiendo de qué grupito eres, luego las explicaciones son escasas y la organización un poco nefasta, sólo decir que teníamos toque de queda = el barco se iba a las 17:30h y pasamos la pasarela para entrar a las 17:29h, muchos nervios y caos.

El Vaticano
RomaPanteon
RomaFontana di Trevi
RomaColiseo

Viernes era el plato fuerte: Pisa y Florencia. A las 8 de la mañana ya pisábamos Livorno, ya más recuperados, rellenitos de ganas y del bufet matutino. Fue un día intenso y a mi gusto: muy agradable. No recordaba lo bonita que era FLORENCIA, luego nos quedó poco tiempo para pisar pisa pero no podíamos irnos de ahí sin saludar, somos muy educados. En realidad fue otra excursión comprada en civitatis y ejecutada por otra empresa, muchas esperas y paciencia pero a mí los guías me gustaron e incluso creo que volví un poco más sabia.

Florencia

La galería de la academia

Florencia

El porcellino

Florencia

Ponte Vecchio

Florencia

Piazza del doumo
PisaPisa

El día siguiente llegamos a villefranche como dijeron algunos en el barco, la Vilafranca(pueblo catalán) francesa, pueblecito costero precioso. Nosotros habíamos contratado un tour con getyourguide para Eze, Mónaco y Montecarlo. Como cada día fue muy justo de tiempo pero aprendí más cosillas de las que pretendía y eso no está de más. El guía era el típico chulito charlatán que no quiere hablar y sin querer se le suelta la lengua, nos explicó muchas cosas de más, curiosidades e intimidades de la zona y de equipos importantes de fútbol que no puedo decir… algún día usaré esas informaciones si me va mal en justicia, ahora por ética me callaré, ji ji ji. Verdaderamente fue un día muy agradable a pesar de la lluvia y el frío, Mónaco muy apretado y si, lujoso y Eze, simplemente inolvidable, es el segundo pueblo medieval de Francia y tiene unas vistas maravillosas.

Villefranche
Eze
Eze
Mónaco

Mónaco

Mónaco

Mónaco circuito

Domingo fue la última parada y nosotros entendimos que fue puramente de repostaje porqué, ¿conoces Sète? Pues nosotros no y seguimos igual. Bajamos para pasear pero duró poco, no había mucho que ver.

Pullmantur
Barquito

Del barquito explicaros cuatro cosas útiles: hay que desconectar los datos del móvil al salir de cada puerto porqué en alta mar es fácil detectar cualquier red extrajera y acabar pagando un riñón y parte del otro a final de mes. Llevar ropa blanca, algo rojo y algo elegante, cada noche te proponen un outfit para la cena y los espectáculos nocturnos, al final acabas mirando al que no va así. Informaros en foros de las excursiones y diferentes posibilidades, las del barco son demasiado caras aunque te aseguras llegar a tiempo( el barco no espera a nadie) pero a veces sale mejor pagar taxi entre varios y contratar un tour gratuito en destino, son los mejores a mi gusto, el guía se implica al máximo y tú le das como propina lo que consideres. Y por último, si puedes, coge un par de días libres después del barco para descansar y habituarte, nosotros llegamos el lunes por mañana y me dio el síndrome del desembarco, precioso…😒embarazada, balanceándome por casa y con tremendas ganas de vomitar, genial…

PullmanturPullmantur

Espero que os haya gustado y cualquier pregunta más concreta, como siempre:

Instagram @thesweetwords_l.a

Email thesweetwordss@gmail.com

Pinocho, baby y The Sweet words