#pregnant sin peros

He cambiado mi estado de Instagram, ya que ha cambiado mi estado. Lo cierto es que cambió hace ya unas semanas, me lo noté a los pocos días que empezaron los cambios, los pechos me dolían demasiado pero tuve que esperar, simplemente esperar y lo que cuesta hacerlo cuando toda tu atención está sólo en eso. A los siete días pude hacerme la confirmación, era un claro SI, cogí mis bártulos y me fui a la biblioteca. Había cambiado mi futuro pero seguía teniendo un presente. Hacía años que esperaba esas dos rayitas llegaran a buen puerto y esta vez sí era el momento y al contrario de lo que había pensado siempre, me empecé a llenar de miedos. Antes los miedos me rodeaban: quién, cómo, dónde, porqué, bien, mal, gente, nadie, si, nunca, jamás, no… ahora todo eso ya no importaba, ahora solo había un miedo y estaba dentro de mi, por fin solo había un punto importante, un solo punto pero el que más me importaba que estuviera bien.

A ser sincera y por raro que parezca, pocas veces me planteé ser mamá sólo en algunas neuras parentales que te preguntas cómo lo hubieras hecho tú pero pocas veces más. Lo que sí siempre había deseado era albergar vida dentro de mi, siempre me sentido afortunada al ser mujer(a pesar de la mierda de sociedad que tenemos) y poder crear vida, cuidarla, cuidarme, esa sensación que yo entendía como algo súper especial durante unos meses me atraía desde que era bien pequeña. Siempre he querido vivir un embarazo.

Las semanas siguientes de las dos rayitas fueron como andar en pleno desierto sin agua, ni zapatos. Dolor, quemazón, náuseas en un grado que desconocía que pudiera existir, vomitos, hambre continúa, más náuseas, dolor de cabeza, mareos… ¿cómo se podía desear tanto algo y que me resultará así? Lágrimas atravesando mis mejillas eran mi única respuesta. Estaba tan insoportable que ni a mi misma me caía bien pero a pesar de todo no quería cambiar mi estado, ni pasarse por la cabeza aunque si pedía un break, un descanso de cinco minutos estando bien. Que poco disfrutamos cuando estamos bien… y llegó, llegó el momento en que me anuncian que todo va bien y encima un porcentaje de mis molestias(para ser políticamente correcta) dos días antes habían disminuido. Por fin ahora puedo decir: estoy embarazada de 12semanas!

18/3/19  continuará…

(Hoy 20/04/19 publico esto ya estoy en la semana 14+5)

Anuncios

Eres un quejica

Ayer leía un artículo donde se volvía hablar del efecto negativo en nuestro cuerpo y nuestra mente de la queja. Ya he hablado algunas veces del tema y cada vez que me encaro con el tema me doy cuenta de lo difícil que es, sobretodo por el factor social. Hemos aprendido a interactuar con la gente, a socializar a través de la queja. Mientras tú te quejas del ruido, del jefe, de tus hijos, yo escucho, colaboro e incluso me quejo más. Eso nos lleva un ambiente negativo, a una baja energía e incluso a un malestar general.

Cuando saco el tema en mi casa mi pareja siempre pone más dudas encima la mesa: ¿te quejas o te desahogas?, ¿No puede ser también que necesitamos desahogarnos? Y pienso: tiene razón, siempre se ha dicho que sacar las cosas es sano, incluso se dice que guardarlas produce enfermedades. Pues, dónde está la línea de separación entre la queja y el desahogo… pensándolo con calma supongo que es lo de siempre: las formas(todo depende de las formas) y la reiteración. Esta es mi opinión pero abro debate…

El artículo nos invita a observarnos durante unas hora y ser consciente de lo que te quejas: que asco de lluvia, no llueve nunca, tarda demasiado el tren, tengo sueño, el jefe es malo, la compañera pesada, el tiempo pasa demasiado rápido, el tiempo pasa muy lento… todo de quejas diaria que nos llevan a un malestar y sin darnos cuenta, son cosas del pasado y para ser feliz hay que estar en el presente y actuar. Cuando hay una cagada de paloma en el coche, la vemos ahora, nos cabrea ahora pero realmente es algo que ya pasó y no podemos cambiar pues más vale la pena simplemente limpiarlo y seguir, ¿no cree? Pues muchos dirían: si claro pero desahogarse y “cagarse en todo” va bien, ¿lo crees de verdad?, ¿cambiará algo?, ¿evitará algo? No lo sé pero yo admito que vivir(en casa, en el trabajo, en amistad) con una persona ultra quejica (hablando mal y pronto) es un TOSTÓN y si algo tengo claro es: que ni quiero serlo, ni quiero vivirlo. La vida es otra cosa.

La periodista después de la observación, nos ofrecía herramientas para cambiar el hábito de la queja: beber agua cada vez que te vayas a quejar, te hace más consciente de lo que te llegas a quejar y encima estás más hidratado. Practicar la gratitud y esto nos lleva al consejo tres, alabar en vez caer en la queja, dar las gracias por el aire que respiramos, la comida que nos nutre, de lo que nos rodea que disfrutamos en cada momento nos transporta directamente al ahora y no al pasado, y elogiar de forma sincera te hace cambiar el enfoque de las cosas, todos tenemos nuestra parte buena, todo tiene su parte buena. El tercer ejercicio nos sirve para todo: dejar de fumar, dejar la mala vida, dejar de quejarse: el deporte. A parte de los millones de beneficios que todo sabemos y leemos continuamente, las endorfinas que liberamos mientras tanto nos hace felices y nos enfocarnos en las cosas importantes. Y por último trabajar la aceptación y la humildad, al quejarnos estamos yendo contra la realidad, contra el mundo y nos colocamos en un sitio superior. No somos ni mejor, ni peor que nadie. No somos el ombligo del mundo y meterse en una lucha contra lo que sucede es simplemente una pérdida de tiempo. Acepta lo que sucede y déjalo ir, no luches, pierdes energía que puedes utilizar para las cosas que te gustan de verdad y noticia: a todos nos suceden cosas pero solo tú puedes utilizarlas para ser una víctima o simplemente un ser humano que está vivo y le pasan cosas. A veces si escucháramos más a los demás, las difíciles vidas que tienen, nos haría bajar a la tierra y veríamos que si seremos únicos pero no somos el centro del mundo, ni siquiera de la mísera existencia de los problemas mundiales.

Yo para acabar con el tema de hoy, os invitó y me auto invito a actuar en vez de quejarse, así unimos el puro desahogo con la búsqueda de la felicidad: tienes sueño, pues al darnos cuenta pensemos en cómo arreglar eso: a partir de ahora me acuesto antes. Mi jefe es un prepotente: doy las gracias por aprender a no ser como él, le separo de mi persona, no es nada personal e intento mejorar…

Queja
Eres un quejica

Nocilla mala, mandarina buena.

Navegando por Instagram he caído en la cuenta de una mami la cual en su última foto se defendía de la alimentación que le da a sus hijos y no es la primera, de hecho creo que es una de las cientos y cientos de madres que se han tenido que defender por dar un ganchito a su hij@. Me acuerdo de hace un tiempo alma cupcakes se le echaron encima por qué en una fiesta su pequeño comía un aspito.

¿Estamos locos o nos gusta demasiado criticar? A mi gusto todo me resulta patético. Con el tema de la alimentación, yo tuve la suerte que mis padres ya me inculcaron con naturalidad lo único que yo veo coherente: el sentido común. En este mundo que dar un petit suise es un crimen y una mandarina es lo mejor creo que nos estamos pasando. Ahora mismo reina el radicalismo del cero azúcar, todo Bio, incluso los niños ignoran ciertos alimentos entendidos como nocivos, no es que escojan no comer sino que no saben que existen. Sé que es complicado entender la palabra “escoger” en un peque porque realmente es el padre que escoge que come su niñ@ pero era una forma de explicar que simplemente se prohíbe, ni siquiera se explica, simplemente no, nunca porque es malo.

También decir que me hace mucha gracia la frase que tanto se utiliza el otro bando no radical(perdón por decirlo así pero es para que se me entienda)“ yo comía algún bollicao y mira que sano estoy” si, sino te quito razón pero creo que lo razonable es que pudiendo comer algún bollicao, incluso algún donuts, lo importante es crear una buena base, unos buenos hábitos y un sano sentido común.

A mi estos padres radicales que su hijo de tres años ni siquiera sabe que es el chocolate… dentro de mi respeto es una pequeña locura, me recuerda a los padres que no dejaban hacer nada a sus hijos cuando yo era adolescente y luego en la calle eran los peores. Lo cierto es que no sabemos si dentro de unos años ese crío que prohibían conocer el chocolate, luego lo busca como un adicto a la coca, no lo sabemos pero sinceramente, no me extrañaría.

Creo que con toda la información que tenemos(frase muy recurrente de los radicales) precisamente podemos: primero: respetar a los demás, no somos animales, la información es saber pero no perdamos la educación por favor, quien tenga interés buscará esa información pero ni yo, ni tú somos nadie para imponer ni criticar nada a nadie. Segundo: desayunar fruta con algún hidrato poco elaborado y de larga absorción, tipo tostadas, comer algo verde con una proteína para mantenernos fuertes y aguantar la tarde, merendar algo para no entrar hambriento a la hora de cenar y cenar suave pero que alimente es lo que yo entiendo como saludable y sentido común. Que mi cuerpo necesita más una manzana para merendar que un bollicao es algo que se tiene que entender, no obligar ni denigrar y si una tarde me como ese bollicao que me quiten lo “bailao”.

Y precisamente es esa la base que yo creo: mueve el cuerpo, mueve la mente y respeta a los demás y sobre todo respétate a ti mismo que cuidándote y repito con sentido común duráremos muchos años sanos y felices.

Alimentación
Alimentación

Mari sabidill@s

Supongo que ha pasado toda la vida pero últimamente le estoy hechando más cuenta que nunca y más desde que según el mundo: tengo edad nupcial o de ser madre. Los consejos gratuitos patrocinados por cualquiera, en cualquier momento que se siente en libertad , ganas y curiosamente, confianza. Son muchos a mi gusto, demasiados.

Me refiero al tipo de consejo inquisitivo, normalmente juzgador y muchas veces endiosados, como que el que te lo dice tiene la verdad absoluta: “hacer eso es una tontería…”, “tú lo que tienes que hacer…”, “esto te pasa por esto”, ”ridículo, haz eso..”, “eso te pasa por escoger mal..”, “comer esto es lo peor, lo mío es mejor” “hacer eso es lo peor…, haz…”

No quiero ser desagradecida, es más, hablando del tema entre amigos, esta el que piensa como yo: “vale, agobias” o los que se lo toma como: “otro punto de vista, gracias”. Yo soy más del primer grupo y sobretodo de las manera o mejor dicho la falta de maneras y educación, si se me junta un: “que tonta, tú lo que deberías hacer” y “es ridículo que no lo hagas”, me hierve la sangre, me hierve y me tengo que poner a contar a diez, respirar a fondo e intentar bajar la tensión… y me acuerdo de todas mi clases de respiración consciente y de un nuevo descubrimiento: disciplina positiva.

Estoy con las mariposa se en el estómago, con ese nervio de las primeras citas con la persona que te gusta con la disciplina positiva, la he conocido gracias a una mami instagramer @unamadremolona que va explicando su pasión por las redes, es una disciplina enfocada a la educación de los pequeños pero como más leo, más escucho, más me empapo del tema estoy más convencida que lo podemos llevar a los adultos, para una vida más placentera y en vez de tanta inquisición, podríamos escuchar más, preguntar, acompañar y lo más importante, con buena vibra.

Seguiremos contando…

No soy tonta o quizás a veces si pero eso no me hace peor, no soy demasiado delgada ni gorda, no engordo si tú eres un acomplejado, no soy estúpida pero a veces me harto, no soy blanda o quizás en ocasiones y encantada, no estaba mejor de rubia, simplemente no es importante, no soy falsa eso no, no como mal y ni siquiera te importa pero mucho menos soy vegana, no soy creída, si presumida, me gusta cuidarme cuerpo y mente, no soy puta, simplemente son dueña de mi cuerpo y de mi vida, sigue sin importarte, se me pasa el arroz… ponte en mis zapatos antes de hablar, no sabes nada. Infantil y con mucho orgullo, conlleva mucha responsabilidad saber divertirse, loca, no lo suficiente, fea, me parece bien si me lo dices bien pero nunca, nunca, nunca opines juzgando y sin criterio a los que quiero.

@thesweetwords_l.a

45 LECCIONES DE VIDA DE UNA ANCIANA DE 90 AÑOS

Hoy no seré auténtica, hoy no seré genuina pero esta semana me topé con este artículo y me vi con es deseo de compartirlo, pura vida, pura maravilla, pura verdad:

45 LECCIONES DE VIDA DE UNA ANCIANA DE 90 AÑOS

1. La vida no es justa, pero aún así es buena.
2. En caso de duda, simplemente da el siguiente paso.
3. La vida es demasiado corta para no disfrutarla.
4. Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos y familiares lo harán.
5. No compres cosas que no necesites.
6. No tienes que ganar todas las discusiones. Mantente fiel a ti mismo.
7. Llora con alguien. Es más curativo que llorar solo.
8. Está bien enfadarse con Dios. Él puede soportarlo.
9. Ahorra para las cosas que importan.
10. Cuando se trata de chocolate, la resistencia es inútil.
11. Haz las paces con tu pasado para que no estropee el presente.
12. Está bien que tus hijos te vean llorar.
13. No compares tu vida con la de los demás. No tienes ni idea de cómo es el viaje de ellos.
14. Si una relación tiene que ser un secreto, no deberías estar en ella.
15. Todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos… Pero no te preocupes, Dios nunca parpadea.
16. Respira hondo. Calma la mente.
17. Deshazte de todo lo que no sea útil. El desorden te pesa de muchas maneras.
18. Lo que no te mata realmente te hace más fuerte.
19. Nunca es demasiado tarde para ser feliz. Pero todo depende de ti y de nadie más.
20. Cuando se trata de ir tras lo que amas en la vida, no aceptes un no por respuesta.
21. Quema las velas, usa las sábanas bonitas, ponte la lencería elegante. No lo guardes para una ocasión especial. Hoy es un día especial.
22. Prepárate todo lo que puedas y luego sigue la corriente.
23. Sé excéntrico ahora. No esperes a la vejez para usar el morado.
24. El órgano sexual más importante es el cerebro.
25. Nadie está a cargo de tu felicidad excepto tú.
26. Enmarca cada supuesto desastre con estas palabras: ‘En cinco años, ¿importará esto?’
27. Elige siempre la vida.
28. Perdona, pero no olvides.
29. Lo que otros piensen de ti no es asunto tuyo.
30. El tiempo cura casi todo. Dale tiempo al tiempo.
31. Por muy buena o muy mala que sea la situación, cambiará.
32. No te tomes tan en serio. Nadie más lo hace.
33. Cree en los milagros.
34. Dios te ama por lo que Dios es, no por algo que hayas hecho o no hayas hecho.
35. No observes la vida. Aparece y aprovecha al máximo ahora.
36. Envejecer es mejor que morir joven.
37. Tus hijos sólo tienen una infancia.
38. Todo lo que realmente importa al final es que amaste.
39. Sal todos los días. Los milagros esperan en todas partes.
40. Si todos tiráramos nuestros problemas en una pila y viéramos los de los demás, nos aferraríamos a los nuestros.
41. La envidia es una pérdida de tiempo. Acepta lo que ya tienes, no lo que crees que necesitas.
42. Lo mejor está por venir…
43. No importa cómo te sientas, levántate, vístete y aparece.
44. Cede el paso.
45. La vida no está atada con un lazo, pero sigue siendo un regalo.

Nunca es tarde si la dicha es buena pero estoy hecha un lío…

Quién calla, otorga pero a la Chita callando, hay quien se va aprovechando así que más vale una vez roja que ciento amarilla. A buen entendedor pocas palabras bastan.

Se dice que siempre hay un roto para un descosido así que cada oveja con su pareja pero es que por la noche todos los gatos son pardos ya que ojos que no ven corazón que no siente pero el que la hace la paga y a cada cerdo le llega su san Martín.
Refranes
Dinero que prestaste, enemigo que te echaste porque el que espera desespera y es que libro prestado, perdido o estropeado aunque mientras hay vida hay esperanza.
Piensa mal y acertarás pero es el ladrón cree que todos son de su condición.
Más vale un toma que dos te daré porque más vale un hoy que diez mañana.
Quién hace lo que puede, hace lo que debe porque quién hace lo que puede no está obligado a más tardar que primero es la obligación que la devoción.
No vendas la piel antes de cazar al oso porque para coger peces hay que mojarse el culo ya que no solo de pan vive el hombre y es que la avaricia rompe el saco así que el que tenga tienda que la atienda y si no que la venda.
Refrán
No por mucho madrugar amanece más temprano pero quién madruga Dios le ayuda aunque días de mucho, vísperas de nada.
El tiempo todo lo cura menos la vejez y la locura pero el diablo sabe más por viejo que por diablo si es que el que tuvo, retuvo y guardó para la vejez.
Lo que uno no quiere otro lo desea, es que lo que poco cuesta poco se aprecia pero no se hizo la miel para la boca del asno.
Nunca es tarde si la dicha es buena o ¿mal de muchos consuelo de tontos?
Sweet

Tips Naturales:

Bienvenido el año vienen los mocos, los propósitos y las ganas de mejorar, para ello os paso algunos consejos, algunos tips para todo ello. Puedes creer o no en los remedios naturales pero daño no te va hacer y es un más a más que pueden beneficiar nuestro cuerpo, ya me contaréis por IG @thesweetwords_l.a cómo os han ido e incluso si tenéis más para seguir ampliando la biblia de tips.

Para el constipado y las defensas:

– Jugos con jengibre y vitamina C, por ejemplo, licuar: un limón, jengibre rallado, dos zanahorias y zumo de naranja natural, tomar en ayunas.

– Infusión de eucalipto y romero, para es sistema respiratorio y las infecciones chatarrales.

– Jalea real, que nunca falte una dosis de defensas en estas épocas de frío.

Para tener más energía:

– Jugos multivitaminicos: seguimos con los licuados, es una muy buena forma de tomarnos la dosis de vitaminas y yo lo recomiendo también porque es muy fácil de limpiar y rápidos de hacer. Algunas recetas energizantes, licúa:

-zanahoria, manzana, naranja y apio.

-zanahoria, naranja, jicama o nabo común, lechuga orejona, un limón y medio pepino.

-esta es vip contra el cansancio: fresas(mínimo 4), naranja y remolacha.

-zanahorias, albahaca fresca, remolacha, un pepino y un limón

– Hacer algo de deporte. No para tener energía solo hay que descansar sino que hay que moverse, ejercitar los músculos en el nivel que estemos, oxigenar el cuerpo y sentirse bien.

– También recomiendo de nuevo jalea real para tener energía y sobretodo,

– Dormir, dormir, dormir las 8 horas que deberíamos dormir cada día.

Para la memoria:

– Comer ciruelas, sus efectos se han descrito debido a la capacidad que tienen las propiedades de este alimento de neutralizar los radicales libres que afectan negativamente a las funciones cognitivas.

– Tomar infusión de Salvia. Se ha descrito a parte para la mejora de memoria, de los dolores menstruales, ayuda contra el deterioro cognitivo que provoca el Alzheimer.

– Comer chocolate, obviamente sin excesos pero esta demostrado que el cacao incrementa la actividad cerebral

Ginkgo Biloba, planta con grandes efectos terapéuticos, se emplea en abundancia para tratar problemas de circulación sanguínea, insuficiencias vasculares, y mejora la capacidad de memoria y concentración.

Jugos

-Emocional, ¿yo? Por supuesto-

Soy bastante consciente de mi misma, a veces soy puro sentimiento y me gusta. No pretendo enmascarar nada y ni siquiera reprimirlo, cuando lo hago acabo enfadada y “enferma” de mi misma. El juicio es una parte de la experiencia humana pero me trae sin cuidado si soy políticamente incorrecta en ocasiones si es por mostrarme como siento. La gente opina sin despeinarse pero mostrar lo que siente es demasiado o eso se cree popularmente, pues mi educación me enseñó a mostrarme tal cual, no para persuadir, ni querer modificar a nadie y mucho menos para dar lastima tampoco quiero me influencien a mí, ni me corten, ni me quieran cambiar. Mostrar lo que siento: risa, dolor, decepción incluso miedo no me debilita sino que revela humanidad y conciencia para lo bueno y para lo malo.

Creo fuertemente en la felicidad y que si quieres ser feliz primero tienes que querer serlo pero no creo que sea lo único en la vida. La vida por suerte es una montaña rusa, una línea llena de altibajos y hay que vivirlos, sentirlos, experimentarlos, forma parte de aprender, madurar, vivir. Vive los bajos y exprime los altos, o eso creo yo. Si siempre perduráramos en la misma línea nos costaría apreciar La Paz de la constancia.

A pesar de mis emociones y aunque a veces me tachen de neurótica o “excesiva”, cuesta poco insultar sin saber la realidad de las personas, frecuentemente soy quien toca más los pies en el suelo, mi realidad es mi todo, lo que siento y lo que hay, en el sentido más lógico y razonable, y en lo que me hace sentir. Creo que lo emocional significa no esconderse, significa fortaleza y aunque a veces duele, significa sentir, vivir, aprender… Me equivoco tantas veces que se puede confundir con costumbre pero forma parte de ese aprendizaje y eso solo refuerza la ideas, -pide perdón- de corazón, date cuenta y sigue… creo que esto tampoco se usa, lástima.

¿Estás desacuerdo? Ok, perfecto, gracias a la vida no todos somos iguales y nos permite aprender unos a otros.

The Sweet Words The Sweet Words The Sweet Words

Blog de WordPress.com.

Subir ↑