Reencontrar la Magia

Este fin de semana no escribí porque no me sentía con ganas porque ha pesar que es un blog personal pretendo aportar cosas, incluso enseñar mis aprendizajes o aprender explicándolos y por temas personales no me sentía con ganas de ello pero si me ha echo llegar con los días a unas conclusiones: ¿quién no tiene malos días, meses pochos e incluso temporadas bajas? Pues quién niegue esto, es que se sabe escuchar poco, ya que una estrella brilla más cuando más oscuridad tiene, es decir, no podemos subir a volar cuando nunca has estado abajo. Cierto es que muchos buscamos una estabilidad, una paz, una tranquilidad más o menos continua pero hay que ser sensato, los sentimientos fuertes están en los picos, un electrocardiograma lineal es un corazón muerto y nadie quiere eso, al menos nadie que quiera estar vivo y sentirse vivo.

Todos tenemos dolores de cabeza dentro de nuestras rutinas y quizás en la vida tenemos que pasar ciertas cosas, burocráticas y/o sentimentales horrorosas pero tenemos la mano y el poder para cambiar la aburrida rutina y recobrar la Magia del día a día a pesar de todo, estas son algunas ideas:

– Planifica tu ocio. Igual de importante es organizarte la semana para tener cierto orden y llegar a todo, como planearte el fin de semana. Busca ideas, sitios, donde comer cosas nuevas, visitar algo que te apetezca, cómprate palomitas para una peli y manta… el previo a veces es más o igual emocionante que la acción.

– Escucha en bucle una canción que te apasione, siéntela, cántala, imita al cantante, vuélvete loco.

– Escribe notas bonitas, divertidas y déjalas en sitios que la gente las pueda leer. Es un gesto mínimo que puede hacer más llano, más feliz el día a cualquiera y eso alimenta nuestro bien estar, te lo aseguro. Si no lo ves imagínalo, magia y si puedes mira su reacción, mejor, hay sonrisas que te hacen ganar vida.

– Haz una excursión por tu ciudad y saca fotos sin pensar mucho. Páginas como civitatis hacen rutas curiosas por tu ciudad pero no hace falta pagar nada si no quieres, piérdete por tu ciudad y déjate llevar…

– Acepta tus sentimientos. Que estás bien, pues genial, que estás jodido, pues no pasa nada, tienes todo el derecho a sentirte como te sientas pero párate a pensar: ¿qué puedo sacar de bueno de sentirme así? En el momento es complicado y encima estarás cansado de escuchar estas cosas pero es que es así, todos tenemos derecho a estar echos polvo y tenemos que aprovechar para aprender o al menos saber que esa situación no será para siempre, no tienes la exclusiva del “desgraciado”. Ponte la canción que te haga llorar, la peli que te haga sentir, siente fuerte, y rómpete por dentro que luego ya montaras las piezas.

– Ahora una mezcla entre dos ideas y que yo aconsejo fervientemente: hazte una lista de música que te encante, ponte una deportivas y vete andar por la ciudad con tú melodías a toda mecha, te aseguro que desconectas, vuelas…

– Apaga el móvil, la televisión, el ordenador, ponte cómod@ y haz una lista de todo lo que sueñas hacer: cosas asequibles como montar a caballo o los sueños y locuras que te apasionaría realizar. Que la lista sea gigante o al menos bien trabajada en tu mente y ya luego investiga cómo llevar a cabo esas cosas.

– Por último, muchos coach de la Salud mental y física aconsejan salir de zona de confort de vez en cuando. Tenemos que ser disciplinados y conscientes para llevar una vida sana corporalmente y sobretodo mentalmente pero de vez en cuando: habla con un desconocido, busca a alguien por internet que no ves hace años, sal sin pensar en el mañana(con cabeza pero sin reloj)…

Si pones en práctica alguna o tienes otras que me puedas ayudar escríbeme por Instagram @thesweetwords_l.a.

Hasta el próximo mágico día Sweet.

Anuncios

En cien años todos seremos calvos

Hoy quiero hablar de la prepotencia, la jerarquía y directamente, de la GILIPOLLEZ. El otro día hablaba con mi compañera y amiga del trabajo – mi chica, ya sabes quién eres- me contaba que había recibido de su superior, de su jefa, simplemente otro cargo, no superior como persona pero ella se ve que se lo cree así por el menosprecio que le proporcionó sin miramiento, con extra de intentar hacerle sentir una mierda con cállate o tendrás un problema(una apestosa receta que no recomiendo). Doy por hecho que este tipo de personas, ni cagarán, ni mearán, tendrán un corazón de hojalata que espero que les dure muchos años y que el dinero les pague amor porque tal y como tratan a las personas, ni un buenazo animal de compañía los aguanta.

¿Sabes a qué me refiero? A ese jefe que te mira por encima del hombro y eso si te mira o te escucha o/y ese superior que no empatiza ni con la señora mayor sin dinero, sin casa, sin familia, la pisarían y se quejarían que está en medio; de esa compañera que te trata com prepotencia, que te habla como si fueras subnormal o como si le molestarás, siempre. A esa jefa que se cree que eres su secretario en la vida en general, su esclavo o ese compañero que lo hace todo perfecto y siempre te equivocas tú, ¿te suena? Yo los juntaría a todos en una habitación y tiraría una bomba fétida, luego les sentaría(para que no se quejarán más y no escuchar más tonterías de su ego) y les diría, “¿hueles? Pues así es como tratas a los demás.”

No presumo de empatía, ni de “buen hacer”, soy la que más me equivoco, solo propongo sentarlos y comentarles con cariño, no hay que ponerse a su nivel(no perdamos nuestro preciado tiempo y humor en estúpidos) y les diría lo que pensamos porque desde allá arriba, donde ellos piensan que están, se creen por encima de todo y quizás los pobrecitos no sabes que el resto de humanos les despreciamos, nos dan vergüenza, nos parecen ridículos e incluso a veces nos hacen sentir asco por algunos de sus tratos a los demás.

Voy a fundar SOSiega, para gente ciega, sorda y muda de corazón y empatía, aceptaremos a todas las personas dándonos igual el cargo sólo necesitamos que tengan ganas de aprender a ser más persona, incluiremos cursos de: <no hace falta menospreciar a nadie para sentirte menos mierda>, <haz que tu madre no se avergüence de quien a criado> y <no eres el ombligo del mundo>.

Instagram @thesweetwords_l.a

Email thesweetwordss@gmail.com

Frases de mierda 

Después del incorrecto título me explico: os voy a nombrar algunas frases que yo considero de mierda, vacías, excusas para no querer hablar o mejor dicho: huir. Son oraciones políticamente correctas, que quedan bien pero con poco o ningún contenido. Seguramente yo las he usado y quizás las usaré algún día pero no dejan de ser frases de mierda. Pido disculpas desde aquí ya que seguramente el momento que oralice tal basura no seré capaz de hacerlo mejor, no sabré que decir o se me habrá podrido el cerebro del todo.

“No eres tu, soy yo” – soy yo que no te soporto, soy yo que no me aguanto a mi y menos a ti, soy yo que no tengo ganas de aguantarte, soy yo que me quiero escabullir y no me quiero sentir aún más culpable-

“Es muy complicado”
– no tengo ni idea, ni ganas de explicarme o ambas, no se lo que quiero y encima no me apetece hablar-

“Fue su culpa, ¡me sedujo!”
-bueno, bueno, bueno está viene seguramente del “esto no es lo que parece” ¡que huevos!.. yo no entro en fidelidades o no pero por dios seamos responsables cada uno de uno mismo, tú decisiones son tuyas con sus pros, contras pero individuales e intransferibles. Seámos adultos. Para ti lo malo y para ti lo bueno, lo tuyo, es tuyo.

“!traquil@!”
– está la tendría que haber puesto la primera, ¿has visto alguna vez a alguien que necesite relajarse que diciéndole imperativamente ¡tranquil@! Diga : “oh! Si claro, gracias, no me había dado cuenta, ya estoy en paz.” Noooooooooo.-

“Voy a cambiar”
-jaaaaa, aquí tendría que aparecer una mini personita del que pronuncia tal mentira partiéndose de risa. Si dices eso es porque es lo último que vas hacer. El que cambia lo hace por el mismo, porque la vida le ha dado una lección, porque ha aprendido, porque ha perdido, porque ha vencido o por evolución sea negativa o positiva pero por uno mismo y no lo dices, a veces ni tú te das cuenta.-

Para finalizar: “lo importante es caerle mejor a más que a menos”, podrá sumarse a otras ya celebres como: “Somos sentimientos y tenemos seres humanos”, “los españoles son muy españoles y somos mucho españoles”, “Es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde”, “un vaso es un vaso y un plato es un plato” o “la cerámica de Talavera no es cosa menor. Dicho de otra manera, es cosa mayor“. Mariano Rajoy.

Me voy

Camino Inglés 

El camino está lleno de italianos… esta es la conclusión que he sacado después de andar seis días del Ferrol a Santiago. Parece una conclusión básica e insulsa para tantos pasos pero ciertamente pienso que el camino es tan personal que poco os puedo explicar yo más que cosas prácticas, simplemente os invito a ir… VALE MUCHO LA PENA.

Hace un año hice el camino francés, de Sarria a Santiago fue un camino muy saturado de gente, añadiendo que yo no lo acabé de disfrutar, estaba pasando cambios en mi vida y aunque fue intenso, maravilloso a la vez que bonito también fue muy duro.

Este año ha sido mejor, más tranquilo, más relajado, más aprovechado, han sido más de 120 kilómetros por las rías y los bosques gallegos tan densos y verdes, poca gente y la que había todos eran italianos, no sé porqué pero persona que te cruzabas provenía de Milano o Roma. Este año hemos andado el camino Inglés, saliendo del Ferrol hasta Santiago.

Aquí os dejo cuatro cosas prácticas por si os animáis hacer el camino Inglés, Galicia es una tierra bonita pero la experiencia es mucho más que especial seas creyente o no, estás muchas horas contigo, con la naturaleza y poco más, eso te hace ver lo mejor y lo peor de ti, ver lo que quieres y necesitas cambiar o aprender.

Consejitos:

1- No lleves una mochila más pesada que el 10% de tu peso porque a todos en algún momento nos entra la pájara de ¿de porque estoy yo aquí haciendo esto?, ¿que carallo hago aquí?, ¿qué se me ha perdido a mi aquí?, no puedoooo…. y si encima llevas un peso muerto superior a tu resistencia, el agobio es mayúsculo. Hay empresas, tipo correos, que te llevan la mochila de albergue en albergue o de hotel en hostal y tú solo llevas lo imprescindible pero no todo el mundo aprueba esta manera nueva de afrontar los kilómetros, cada uno…


2- En Pontedeume olvídate de dietas y desayuna en martiño unos buenos churros que te hacen coger la siguiente etapa con súper poderes. Abren a las 5 de la mañana.


3- En betanzos, tierra de buenos huevos, comeros una buena tortilla de patatas, yo eché de menos la cebolla pero ese es un debate que hoy no voy a tratar.

4- La siguiente parada ya fue bruma que con todos mis respetos pero se tendría que llamar “broma” porque es una población que acoge a miles de peregrinos pero solo hay 15 habitantes que lo llevan todo… en mi escalera hay más vecinos y no nos aclaramos. Lo dicho es una pequeña población que llena el albergue en seguida, así que ser listo y reservar con antelación en algún sitio privado si no queréis dormir en el polideportivo.

5- Y Santiago que decir de Santiago… punto de reunión de todos los peregrinos de todos los caminos, cuando llegas a la plaza obradoiro, te tiras al suelo, miras esa preciosa pero últimamente siempre tapada catedral y sientes algo tan mágico que es difícil de explicar: nudo en el estómago, alegría en el corazón y orgullo en la cabeza. 


Hay que pasar unas cuantas en esta preciosa ciudad, convivir con sus gentes acostumbrados a tanto peregrino. ¿Y la gente del camino? Que decir, muchos se llevan amistades e incluso amor, en nuestro caso, italianos y más italianos, no sé si es que nos superan en fe católica o fue coincidencia pero allí donde íbamos nos rodeaban, al bar de tapas, en la misa del peregrino, en la tienda de recuerdos… ¿será una señal? No lo sé pero Bello condividere questa esperienza, essere felice.

Bienvenido nuevo curso

Cada uno de enero empieza el año pero para mí cada final de verano comienza una nueva oportunidad, una nueva etapa de verdad, es como si en verano cargara mis pilas, reflexionara y empezara otro ciclo, por ello me hago una lista de tips para un buen año, espero que os funcionen y si tenéis más: Instagram @thesweetwords_l.a

1- Si algo no quieres que se sepa o te lo arruinen, no lo cuentes. En el mundo hay ciertos seres negativos que procurar estropearlo todo, o aléjate sin mirar atrás o tenlos cerca como señal de alerta pero no te mezcles.

2-  Hacer/ sentirme útil aunque sea en pequeñas cosas: escuchar al cliente pero escuchar de verdad, acompañar a un compañero en un mal momento,  hacer reír al de al lado… Últimamente los trabajos se han convertido en reuniones y papeles y más papeles sin sentido, luego llegamos a casa y buscamos cosas que nos hagan sentir “que hacemos algo”, como hacer mantras o correr maratones, ¿porque no probamos de encontrar amor y lógica en lo qué hacemos?

3- Estar en contacto con la naturaleza. El otro día mi abuela me dio un huevo liso, grande y bonito pero sin numeración, dije alterada <<yaya que no tiene el cero de gallinas libres y felices>>. La respuesta me abrumó:<<esos números no los ponen las gallinas cariño, son los vendedores…>> si parece estúpido todo pero ¿os habéis dado cuenta que estamos volviendo a lo de nuestros abuelos, a lo que habían hecho siempre pero pagando? huevos naturales, comida de proximidad, una hora de ejercicio, dormir ocho horitas, para ellos era lo natural acostarse al anochecer y levantárse cuando sale el sol, andar, trabajar y comer de lo que tenemos cerca, nosotros pagamos por todo ello, para lo ecológico, para hacer ejercicio, incluso algunos para dormir… eso si es estúpido.

4- Seguir estando loca, es decir, vivir intensamente, si, soy como soy y ¿qué? Me equivocaré cien veces pero estaré viviendo. Pienso que todos somos intensos por dentro, por fuera, a medias pero lo tenemos encallados por sociedad, timidez, miedo…

5- Menos ambición, preguntarme cada día lo que quiero y lo que necesito para ser feliz pero sin peleas, eso quema, agota y desgasta. Si os dais cuenta, cuando alguien llega al poder empieza trabajando para demostrar que merece la silla y al poco ya lucha con los 25 ambiciosos más que se la quieren quitar y trabaja bastante menos, olvida porque está allí…

6- Cuidarme para cuidar, mantener mi felicidad y estabilidad hace que los de mi alrededor se beneficien de ello, lo que está tan de moda: la buena vibra, empieza por ti.

7- Dar más las gracias. Cuando una operación va bien el mérito se lo lleva el médico pero los miles de profesionales que trabajan, cuidan y acompañan a esos pacientes, ¿quién les da las gracias? Cuando un juez juzga, tiene miles de hormiguitas haciendo la faena ¿quién los valora? Cuando compras tu zumo favorito es porque habido alguien que ha recogido el fruto, procesado, empaquetado, llevado y ordenado, todos son importantes, todos… no nos olvidemos.

8- Sentido del humor, más, más y más. Tener humor es tener moral, tener inteligencia, tener ganas de vivir. La comedía es tragedia con tiempo. Hay pocas cosas tan reconfortantes como esa mirada cómplice con un amigo, un compañero o una pareja.

9- Trabajar en mis deseos. Todo tiene consecuencias pero no hacer nada también, infelicidad. Solo hay que encontrar las maneras de hacerlo de la mejor manera posible para todo el mundo.

10- Aceptar los cambios, la vida cambia, se mueve, evoluciona y podemos asimilarlos en positivo o negarlos y paralizarnos, poco inteligente… así que tomate tu tiempo, respira pero acepta los cambios que lo único que no sigue es la muerte. Un día lloraras y otro y otro pero al poco la vida sigue y vendrás cosas nuevas, quizás mejores.

CAMINO DE SANTIAGO III

Salimos temprano, era nuestro penúltimo día de camino, los dolores eran mínimos y el tiempo nos acompañaba, hacía una temperatura perfecta para andar.

Los primeros 14 kilómetros hasta Arzúa se hicieron solos, estábamos rebosante de energía pero paramos hacer un acuarius y las agujetas hicieron presencia, parar se vuelve un error, nunca había detestando tanto descansar, levantarse de la silla significa notar cada uno de los músculos de mi cuerpo. Diez kilómetros más paramos a comer, había sido una mañana extraña, sin peregrinos, habíamos andado más de veinte kilómetros y apenas nos habíamos cruzado a nadie, el restaurante también estaba desierto y el dulce cocinero nos hizo lo que nuestros deseos pedían: un bocadillo enorme caliente de jamón del país con queso desecho. Tuve el error de sacarme las botas, tenía que curarme pero prolongue demasiado la libertad de mis pies y marcharnos fue un drama, mis pies creídos que ya estaban descansando, se hincharon, se enfriaron y ponerse en pie fue dolorosisímo. Los siguiente kilómetros los hice lentos, padecientes pero me había comprometido conmigo misma y lo quería hacer.

Llegamos a O Pedrouzo sobre las siete de la tarde, muy, muy, muy cansadas, con más de 33 kilómetros en nuestras espaldas pero muy orgullosas. El amable dueño de PR Una Estrella Dorada me dio hielo para mis pies y nos ofreció la habitación más maravillosa del mundo, al menos en ese momento me lo pareció. Lo indispensable depende de la necesidad, el resto…sobra.

La mañana siguiente, fue renovadora, nos encontrábamos bien y el sentimiento de orgullo era incluso mayor. cargamos la mochilas para nuestro último día de camino, se mezclaban mariposas estomacales de emoción, nervios, ganas de llegar pero también nostalgia de lo que habíamos pasado. Fue el camino más feo que habíamos hecho pero la emoción se notaba en el ambiente, en cada peregrino que nos cruzábamos, hoy llegamos.

Llegar a la plaza del Obradoiro fue extraño, satisfechas por el recorrido hecho, dejábamos atrás cinco días intensos, ¿habíamos aprovechado?, ¿habíamos cambiado?, ¿los habíamos vivido suficiente?  Aquí había acabado…

CAMINO DE SANTIAGO II

Dolor, dolor era la única palabra que aparecía en mi cabeza al sonar el despertador en mi segundo día de camino, el simple gesto de parar la arrogante musiquita del móvil, me había hecho notar cada uno de mis músculos del cuerpo, más de los que creía que tenia, allí me di cuenta que tenia más agujetas de las que había tenido en la vida. Encima el costoso gesto no me había servido para nada porque en diez minutos de: ooooooooooooooogr en la cama, mi brillante aparato volvió a sonar.

Cuando conseguí abrir mis ojillos verdes llenos de agujetas, sí, se puede tener agujetas hasta en las pestañas me di cuenta del día que era: el cumple de mi ma. Inmediatamente me tiré encima de su body cantando la alegre serenata: cumpleaños feliz, cumpleaños feliz. Me pase tres pueblos, demasiada euforia para tanta agujeta porque luego no podía andar ni hacía baño, arquee las piernas tal montador de caballo y las arrastré hasta el inodoro. En esos minutos de pensamientos profundos pude analizar la gran magnitud de mis agujetas pero me esperaban 25 km y a mi nadie me iba a decir no puedo, ni siquiera una agujetas. Tengo que decir que siempre he presumido de vida sana y la tengo pero estos dos últimos meses por causas opositoras y medicas no había hecho deporte y nunca se me ocurrió que pudiera pasar tanta factura. 32 años de danza, bici y pilates perdidos por dos meses de libros y descanso, injusto, muy injusto.

Lo curioso del caso es que los pies los tenia divinamente o me dolía tanto el resto cuerpo que de los pies ni siquiera me inmutaban pero el café, mucho chocolate, leche y ánimos hicieron que volviera a cargar la mochila y abandonar Portomarín.

La niebla inundaba el paisaje pero poco a poco, tras miles de arboles apareció el sol,y el asfalto, así 25km. Fue un día duro, parar era un drama o mejor dicho, volver a andar era un dramón y llegue al próximo destino como un cervatillo que aprende andar, mal y ridículo.

No se si fue culpa mía, de las agujetas o del propio pueblo pero no tengo mucho que decir de Palas del rei. Agradecer a la pensión Palas que fueron super agradables, con una perfecta y limpia habitación con baño y un desayuno más que completo. Dormí tantas horas y tan agustito que el día siguiente ya andaba medio normal.

En el desayuno coincidimos con una pareja que ya habíamos visto el primer día y hablando, hablando nos contaron algo que ya sospechábamos: hay un servicio que te lleva las mochilas de etapa en etapa por 4€. Eran reiterados los peregrinos que nos cruzábamos con pequeñas mochilas en sus espaldas a diferencia de los más de siete quilos que yo cargaba pero no teniamos ninguna prueba de nuestra extrañeza.

Volvimos a nuestra soledad de madre e hija y nos aventuramos al tercero día y el más light: Palas del rei- melide, 14km. Fue un camino verde, bonito y animado, llegamos enseguida. A las doce ya descargábamos las mochilas y observamos la lujosa habitación de: A Lúa do camiño, una gran casa acomodada para peregrinos con baño particular y habitaculo más grande que muchos pisos de Barcelona.

Melide presume por su pulpo y no le hicimos ningún desprecio, nos pusimos las chanclas, playeras(según de dónde seas pero es lo mismo) y fuimos al Ezequiel: Sólo me quejaré que no tenia clara con limón pero por el resto….mmmmmmm…por el resto… nunca había comido algo tan rico, tan sabroso. En Ezequiel entendí como es el buen pulpo, no la cosa viscosa que había comido antes por compromiso, ahora me vuelto exigente, tiene que haber un asociación de los comilones del buen pulpo, el resto puajjj

Con la tripa bien llena nos relajamos en nuestra grande habitación, al día siguiente nos esperaba una etapa de dura, la más dura, 33km y necesitabamos decansar

 

Descansar vosotros también, feliz, feliz semana, el domingo que viene acabamos el reto santiago(sarria-santiago en cinco días)

 

 

CAMINO DE SANTIAGO I

Los que me seguís en el canal de Youtube: The Sweet Words Tv ya estaréis viendo mi pequeña aventura Gallega pero me apetecía ponerle unas cuantas letras a esta experiencia.

Primero quiero quitarme el sombrero por la gente que anda el doble, el triple, el cuádruple que ande yo y pedir disculpas si he ofendido a alguien. Ni quiero, ni pretendo juzgar a nadie: ni a los que andan mucho, ni a los que andan poco, ni a los que llevan mochila o ha los que no la llevan, que duermen en albergues o en hoteles. Yo he vivido mi camino, he sacado mis conclusiones y creo que eso tenemos que hacer cada uno: no mirar las botas de los demás sino las propias.

Hace mucho tiempo que quería tener esta experiencia pero por multitud de razones o excusas, según se mire, nunca había encontrado el cuando y el con quién. Eran dos cuestiones fáciles de resolver: ¿cuándo? Cuando tuviera unos días, ¿quien? Cualquiera, sola, contigo… que más daba pero en el fondo supongo que no quería porque si quieres algo  en la vida, lo haces o al menos pones todas las energías en ello, o¿no?

Bueno, el caso que este año se lo propuse a mi ma(mi mamá), una experta en el camino de santiago: el francés, el inglés, el de la plata y el primitivo, y aunque manifiesto fervientemente que cada camino es único y particular de cada uno, ir con alguien que ya había pisado esas tierras u otras más lejanas, anima por los miles de consejos útiles que recibes, trucos y sobretodo ánimos.

Salimos desde Sarria después de una noche en el tren de larga distancia, nos armamos las botas y nos comimos un bocadillo gigante. Con el estomago lleno y con la credencial* del peregrino en mano nos atrevimos con los primeros metros, el calor aún no hacia presencia pero el frío de Galicia tampoco, ni la lluvia y eso se agradece.

El primer día fue intenso pero tenia tantas ganas que mis pies andaban solos con sus botas nuevas, llegamos a Portomarín en unas 5 horas, 22,4 km y satisfechas llegamos a la primera pensión que previamente había reservado mi madre. Quiero explicar que bajo mi criterio reservamos pensiones y hostales porque yo no sabía a lo que atenerme con los albergues. siempre aconsejo que no tengamos prejuicios y esta claro que yo los tuve y ahora me arrepiento, esto lo explicaré más adelante. Nosotras comimos en el mismo pueblo, de los más bonitos que dormimos y descansamos en el Portomiño, en una habitación con dos camas y baño en correctíssimo estado.

*libro que obtuvimos en el bar dónde desayunamos pero también se puede comprar en las oficinas del peregrino que hay por todo el camino. Es importante que vayas consiguiendo sellos en los diferentes comercios que te encuentras durante el camino para demostrar tus quilometros andados y obtener la compostelana**

**Certificado que te dan totalmente gratuito en Santiago de Compostela si demuestras con el libro de credenciales del peregrino que has andado más de 100 km. Desconozco que distancia tenéis que recorrer en bici o caballo para tener el mismo certificado, supongo que en el primer caso es más y en el segundo menos, por salud del animal, el caballo.

No me quiero hacerme pesada así que os dejo algunas fotos y en el siguiente post sigo…

 

 

 

 

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑