“Bienqueda”

Como el turrón vuelvo para navidad, hacía tiempo que no pasaba por aquí pero necesitaba un descanso, como el turrón, si lo comiéramos cada día lo asqueariamos pero con un poco de tiempo lo echamos de menos, lo deseamos de nuevo y vuelve de nuevas formas y sabores, pues yo también o al menos eso intento.

Primer fin de semana de diciembre y parece que ya toca hablar de navidad y yo me debato entre las ganas y la pereza. Ganas porque a mi pequeña niña interior le chiflan las luces, las ilusiones, los dulces, los regalos(no lo puedo negar… casi más hacerlos que recibirlos, sobretodo si son creativos) y pereza por el “bienqueda”. La gente suele decir que no le gusta el consumismo pero francamente eso lo podéis cambiar si queréis, a mi me encantan los regalos pero como ya he dicho: los personalizados. La mayoría de nosotros nos compramos lo que necesitamos durante el año, pues si quieres mostrar tu amor a alguien, hazle algo a mano o una idea que solo sea para ambos, no sé, es mi opinión… o sino regala un vale, del súper, de la perfumería, para textil… es poco nostálgico y romántico pero a los mileuristas siempre nos viene bien. yo aborrezco el “bienqueda” que incluye regalos por obligación que creo que no habría que hacerlos(aunque decirlo y hacerlo es un universo) pero sobretodo la “unión” familiar. ¿Cuántos hay que no se pueden ni ver y lo hacen esos días <porque toca>? Toco un tema muy recurrido pero sinceramente, muy poco resuelto porque lo seguimos haciendo. ¿Quién no ha pensado alguna vez: que pinto yo aquí? Pues somos muchos por no decir todos en algún momento de la navidad pero lo seguimos haciendo porque los yayos no tiene culpa, porque la mamá no tiene culpa, porque el primo solo viene ese día…

Yo no os voy a decir cómo resolver vuestros enredos mentales, no soy la indicada pero sólo deseo y no sé porqué me da la sensación que diciéndolo aquí es un poco más posible, es: que sea una navidad tranquila(la mierda viene sola, así sonríe e intenta sacar lo mejor del momento), llena de ilusiones de verdad(piensa proyectos, metas…) y muchas risas(mi adicción). Piensa que algunas de las personas que están allí en esa mesa llena de comida un día no estarán y a ellas si las echarás en falta, enfócate en ellas.

Brilla
Thesweetwords_l.a
Anuncios

Para toda la vida…

Hay consejos que no importa en la edad que los escuches, ni el momento y nunca está de más recordarlos de vez en cuando. He recopilado unos cuantos que a mi me ayudan, me gustan y me servirán para toda la vida:

Vete lejos del que no te quiere.

Contesta siempre, tú no eres nadie para despreciar a nadie y el silencio es un despreció.

No des más explicaciones de lo normal, podrían parecer excusas.

Por más dinero que tengas en vida, al momento de morir no te llevarás nada, así que no cambies momentos importantes en tu vida por dinero.

Vive tu vida para disfrutar, no para impresionar.

No te hagas menos, todos los seres humanos estamos hecho de lo mismo, no eres más ni menos que nadie.

Nunca le prestes más atención a tu móvil que a una persona.

Cuando te pidan guardar un secreto, hazlo.

Tener el poder de hacer algo,no significa que debas hacerlo.

No le mientas jamás a tu doctor.

Cada quien acepta el amor que cree merecer.

Nunca comas enfrente de alguien sin ofrecer.

Por más años que pasen, nunca es tarde para pedir una disculpas.

Usa condón.

Aunque tengas la fortuna de tener muchas cosas, no las presumas.

Admite cuando te equivocas y si es necesario corrige tu error.

Si vas a hacer un favor, hazlo por completo.

Mira a los ojos cuando hables con alguien.

Da las gracias a todas esas personas que facilitan tú vida a diario. (basurero, taxista, etc.)

Perdónate a ti mismo por esos errores que cometiste en el pasado y aprende de ellos.

No tiene nada de malo ir al cine solo o de excursión o lo que sea, esta bien.

Si no entiendes algo, pregunta con humildad.

No tiene nada de malo querer dar un giro de 180° a tu vida en cualquier momento. O de 360º.

Viaja.

No porque hayas tenido un mal día te puedes desquitar con las personas que te rodean.

El perro, gato, hurón o hámster que vive en tu casa no se le dice “mascota”, se le dice: familia.

El dinero sólo obtiene valor si lo compartes o lo inviertes en una buena causa.

No hay mayor poder de atracción hacia otra persona que cuando eres tú mismo.

No permitas que tu felicidad dependa de nadie.

No trabajes en caerle bien a las personas, trabaja en caerte bien a ti mismo.

¿Tienes más? Enviamelos al Email: thesweetwordss@gmail.com o Instagram @thesweetwords_l.a y haremos una segunda parte.

Vida

Vida, creo que es mi palabra favorita, en biología se refiere a la capacidad de nacer, crecer, metabólicas, esconder a estímulos, reproducirse y morir. Científicamente se amplía además a la capacidad de administrar recursos, adaptarse y aprender.

Para mi es algo más personal, me gusta la sonoridad de la palabra, cómo suena cuando se la dices a alguien para demostrar cariño, me gusta la palabra vida como futuro, esperanzas y sobretodo adoro el significado que tiene para mi, nada parecido a lo que nos dice la ciencia: vida = vibrar.

Los días pasan y suceden mil cosas pero para mi la vida es lo que nos hacen sentir esas cosas. A mi sentir, VIDA es esa vibración que te hace sentir vivo: las mariposas del estomago cuando le ves, las carcajadas con alguien, los instantes antes de abrir un regalo, el arropamiento que sientes cuando te abraza tu abuelo, ese dolor de tripa cuando vas a tener esa cita, cuando te das la vuelta y ves a la persona de la que te has despedido mirándote y sonriendo, como también la carcajada de un niño es una mágica sensación, incluso vida son esas lagrimas que caen sin cesar cuando te han roto el corazón, cuando escuchas esa canción, el vacío(para mi dolor, también vida) que trae un recuerdo de alguien que nos falta, una mirada desgarradora…los detalles son importantes, así fijas los recuerdos, hacen vida y muchas de estas cosas suceden en navidad y por ello para mí es la época más maravillosa del año…

Aprovecho para informaros del nuevo reto que empieza una gran amiga @byncs(en Instagram) para transportar a Instagram la magia de la navidad, 15 días de fotos navideñas que nos hagan amar é incluso reconciliar con esta época. Empieza el día 22 de diciembre con el #retoOhfu. Nos vemos en Instagram @thesweetwords_l.a

Yo soy Balú

Hoy es sábado 2 de diciembre, mi humana se ha levantado cuando ya había claridad en mi casa, me ha despertado con sus frías manos a lo que yo le dicho: miiiiiiaauuuu, he visto que se movía y me he ido con ella a la estancia esa donde caen cosas de comer, me he echo un poco el dramático hasta que mi blandita humana nos ha dado una cosa rosa jugosa, jamón dice que se llama, a mi me da igual mientras me alimente, me da rabia porque tengo que compartir con mis súbditas gatunas: Boo(gata naranja) y Gina(gata gris tigrado) pero yo me llevo más porque sé llorar mejor.

Luego he escuchado un ruido en la habitación de agua, mi preciosa cola gris plomo le ha dado a la puerta y me he quedado a oscuras, he esperado sentado un rato hasta que he visto que no mejoraba la situación, al final he decidido rascar la puerta hasta que mi humana me ha venido a buscar, me ha cogido en brazos, lo hace mucho es un poco pesada pero me dejo porque me alimenta, ha hablado con voz aguda y extraña, ha estampado su boca en mi cabeza y forzando un poco, me ha liberado, empiezo a tener hambre.

He llamado a Boo maaaaauuuu, raaaamauuuu, miiiiiiiauuuu, ramiiiiiiauuu a lo que me ha contestado la humana: –queeee- pero la gata naranja no viene, no se donde se ha metido, ha venido corriendo con sus mini patas grises Gina, así me gusta y juntos nos hemos ido a comer las croquetas. ¡Qué rico!me voy a mi palo, ¡anda pelotas para jugar! y me asusta la humana con un grito agudo: –Balúúúúúúú deja eso que te electrocutas– no entiendo a esta tía, me voy.

Al irme veo a mi Boo arriba de todo de mi palo, quiero ese sitio y la humana me asusta otra vez: –Balú deja a la pequeña Boo- huyo a toda velocidad o me coje otra vez. ¿Y eso qué es?, ¿se come? Y escucho: –Balú deja mi librooooo-, Aix que viene a por mi esta humana. Corro, corro, ¿y si subo allí arriba? –Balú, ¿no tienes una idea buena?-

Me baja. Luego me he acordado del juguete ese que cuando lo tiro mi humana me persigue diciendo: –“Balú deja el pobre papá Noel”- no se qué quiere decir pero al escupir un trozo duro del juguete me aburro y me he ido al sitio donde veo la calle, he visto gatos que vuelan, más humanos, otros gatos atados con cuerdas y dicen algo como guau guau. Muerdo la barra que tengo delante, está fría, qué rico, entro en casa otra vez, doy vueltas, arriba, abajo, arriba abajo, ¿qué puedo hacer? ¿Gina jugamos? ¡Toma patazooo!, aixx que me pilla y de nuevo: -Balú cuidadoooo- que pesada esta humana, ¡pum! algo se ha caído, ha sido la Gina seguro, me aburro miiiauuuuuu, ramiiiiaaaaaa, miiiaaaaaa, ni la humana me contesta, ¿qué puedo hacer? estoy súper cansado, así que busco un sitio calentito que huela a mis humanos, los ojos se me cierran…

BALÚ Instagram @boo.balu.gp

Balú

80 otoños

Niña de ojos verdes, nacida en plena guerra, época en que poco ego se permitía, primero era tu papá, tu hermano, tu otro hermano, ayudar a los vecinos, mamá y luego ya venías tú.

Con el tiempo pero aún joven te casaste con el guapo andaluz que ni siquiera sabías que te pretendía. Entre trabajos, varios trabajos y cuidados familiares nació la grande Maribel, grande de peso y de alma, aún eras una niña. Años después vino Ana que se movía como tres niñas y mordía como cinco, con esa carita de ángel, algo había salido a ti. Entre viajes de días a lo que ahora hacemos en pocos minutos, vino Núria, finales de una época muy represiva. 
La vida ha pasado y no en balde: experiencia, vivencias y recuerdos que quedan como una biblia en nuestra sangre Martínez Bernabé. Yo sé poca cosa aún de la vida, soy solo una de las nietas pero lo que si sé es que te admiro, aprendo y vivo la vida gracias a ti.  

T’estimo iaia.

Planes vacacionales

Buenas chicos, ya estoy aquí de nuevo, en otro momento explicaré las razones de mi ausencia pero ahora vamos a organizar vacaciones, es un tema puramente matemático: tenemos 22 días hábiles al año de los cuales hay que reservar una semana para navidades que ya son cinco de los veintidos= 17, unos dias para el cumple de mi chico que cae en agosto, pon 3 y otros para la madre que me parió que nació el mismo día que otra estrella llamada madona, ponemos 3 días más= 11, una semana necesito contacto con la naturaleza, descanso y amigos = 6, otra semana para hacer otra parte del camino De Santiago: deporte, naturaleza y familia, ya que lo hago con mi mama y mi Tia Ana = 1, la siguiente para estar unos días con mi familia política y descubrir mundo a la vez que nos conocemos más y creamos momentos= -4 y como no, necesito por lo menos  otra semanita más para desconectar del mundo, estar conmigo misma y mimar a mi gatos con mis ratos de playa, grabar, escribir y pintar = -9. 
Como veis los números no salen o si salen pero en negativo y soy incapaz de quitarme ningún plan, todos son importantes, así que he decidido que éste mes de agosto habrá días bis, ¿no hay edificios número 14 y 14bis? Siempre estuve convencida que esto se lo ingenió alguien después de meter la pata: “¡¡otras!!(por no decir “mierda”) tenemos el edificio número 14 y el 16 que hacemos con este edificio que nos hemos olvidado en medio…mmm. Pues 14bis y ala…” entonces pienso que si esto lo vemos normal, el 15 de agosto y es sucesivo 15 bis, no le tiene que saber mal a nadie y claro por esta extraordinaria idea me tendrían que regalar unos dias más, ¿que tal 9?..

¿Qué os parece mi gran idea?¿Tenéis otra mejor? 

¿Qué planes de vacaciones tienes tú?
Más de mi y recibidor de ideas: Instagram: @Thesweetwords_l.a

Buenas ideas

Abuelos

La edad a parte de canas y arrugas, te trae sabiduría y yo he tenido la fortuna de darme cuenta de algunas cosas a tiempos aún jóvenes, cosas que a mí me hacen feliz: aprovechar el momento, el ahora, lo presente. Tengo pendiente mil aprendizajes pero la vida me ha regalado abrir los ojos en esto: la familia. 

La familia que es “pesada” o hasta se convierte en una obligación de adolescente, ahora de adulta me resulta una bendición. Los pesados no lo dejan de ser pero aceptas que es por amor, los limites los respetas y también los pones tú, las broncas las reconviertes y los consejos aprendes a escuchar.
Yo, tengo la gran suerte tener dos abuelos maravillosos, son los papás de mi mamá. A veces me da tanto miedo perderlos que no los disfruto como debería, es lo que tiene el miedo: paraliza, envenena y te hace perder momentos…

Él, mi yayo, uno de los amores de mi vida, ya del club del 8, cómo él dice. Andaluz de nacimiento pero sin acento, de pocas palabras pero si las importantes, de alma blanca y corazón enorme. Sus ojos brillan más que cualquier estrella del cielo, ha currando mucho y ha vivido mucho. Durante muchos años fue el único hombre en una familia de mujeres fuertes y dentro de su silencio nos tenía y nos tiene a todas locas por él. 

Ella, mi yaya, mi yo, ojos verdes de corazón fuerte y alma de niña. Sonrisa chisposa y siempre bien arreglada, quien se mima, sabe mimar… miles de sopas a cocinado pero aún más ha escrito en sus cuadernos. Aprendió ella sola a escribir, a nadar, a vivir y debajo de esa piel blanca y suave se esconde una pequeña guerrera, muy sensible pero con carácter luchador. 
Los quiero tanto que a veces no sé cómo hacérselo saber más pero si algo deseo en la vida es serenidad, tranquilidad, sonrisas y mucho, mucho amor para ellos.

Yayos

CAMINO DE SANTIAGO I

Los que me seguís en el canal de Youtube: The Sweet Words Tv ya estaréis viendo mi pequeña aventura Gallega pero me apetecía ponerle unas cuantas letras a esta experiencia.

Primero quiero quitarme el sombrero por la gente que anda el doble, el triple, el cuádruple que ande yo y pedir disculpas si he ofendido a alguien. Ni quiero, ni pretendo juzgar a nadie: ni a los que andan mucho, ni a los que andan poco, ni a los que llevan mochila o ha los que no la llevan, que duermen en albergues o en hoteles. Yo he vivido mi camino, he sacado mis conclusiones y creo que eso tenemos que hacer cada uno: no mirar las botas de los demás sino las propias.

Hace mucho tiempo que quería tener esta experiencia pero por multitud de razones o excusas, según se mire, nunca había encontrado el cuando y el con quién. Eran dos cuestiones fáciles de resolver: ¿cuándo? Cuando tuviera unos días, ¿quien? Cualquiera, sola, contigo… que más daba pero en el fondo supongo que no quería porque si quieres algo  en la vida, lo haces o al menos pones todas las energías en ello, o¿no?

Bueno, el caso que este año se lo propuse a mi ma(mi mamá), una experta en el camino de santiago: el francés, el inglés, el de la plata y el primitivo, y aunque manifiesto fervientemente que cada camino es único y particular de cada uno, ir con alguien que ya había pisado esas tierras u otras más lejanas, anima por los miles de consejos útiles que recibes, trucos y sobretodo ánimos.

Salimos desde Sarria después de una noche en el tren de larga distancia, nos armamos las botas y nos comimos un bocadillo gigante. Con el estomago lleno y con la credencial* del peregrino en mano nos atrevimos con los primeros metros, el calor aún no hacia presencia pero el frío de Galicia tampoco, ni la lluvia y eso se agradece.

El primer día fue intenso pero tenia tantas ganas que mis pies andaban solos con sus botas nuevas, llegamos a Portomarín en unas 5 horas, 22,4 km y satisfechas llegamos a la primera pensión que previamente había reservado mi madre. Quiero explicar que bajo mi criterio reservamos pensiones y hostales porque yo no sabía a lo que atenerme con los albergues. siempre aconsejo que no tengamos prejuicios y esta claro que yo los tuve y ahora me arrepiento, esto lo explicaré más adelante. Nosotras comimos en el mismo pueblo, de los más bonitos que dormimos y descansamos en el Portomiño, en una habitación con dos camas y baño en correctíssimo estado.

*libro que obtuvimos en el bar dónde desayunamos pero también se puede comprar en las oficinas del peregrino que hay por todo el camino. Es importante que vayas consiguiendo sellos en los diferentes comercios que te encuentras durante el camino para demostrar tus quilometros andados y obtener la compostelana**

**Certificado que te dan totalmente gratuito en Santiago de Compostela si demuestras con el libro de credenciales del peregrino que has andado más de 100 km. Desconozco que distancia tenéis que recorrer en bici o caballo para tener el mismo certificado, supongo que en el primer caso es más y en el segundo menos, por salud del animal, el caballo.

No me quiero hacerme pesada así que os dejo algunas fotos y en el siguiente post sigo…

 

 

 

 

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑