Para toda la vida…

Hay consejos que no importa en la edad que los escuches, ni el momento y nunca está de más recordarlos de vez en cuando. He recopilado unos cuantos que a mi me ayudan, me gustan y me servirán para toda la vida:

Vete lejos del que no te quiere.

Contesta siempre, tú no eres nadie para despreciar a nadie y el silencio es un despreció.

No des más explicaciones de lo normal, podrían parecer excusas.

Por más dinero que tengas en vida, al momento de morir no te llevarás nada, así que no cambies momentos importantes en tu vida por dinero.

Vive tu vida para disfrutar, no para impresionar.

No te hagas menos, todos los seres humanos estamos hecho de lo mismo, no eres más ni menos que nadie.

Nunca le prestes más atención a tu móvil que a una persona.

Cuando te pidan guardar un secreto, hazlo.

Tener el poder de hacer algo,no significa que debas hacerlo.

No le mientas jamás a tu doctor.

Cada quien acepta el amor que cree merecer.

Nunca comas enfrente de alguien sin ofrecer.

Por más años que pasen, nunca es tarde para pedir una disculpas.

Usa condón.

Aunque tengas la fortuna de tener muchas cosas, no las presumas.

Admite cuando te equivocas y si es necesario corrige tu error.

Si vas a hacer un favor, hazlo por completo.

Mira a los ojos cuando hables con alguien.

Da las gracias a todas esas personas que facilitan tú vida a diario. (basurero, taxista, etc.)

Perdónate a ti mismo por esos errores que cometiste en el pasado y aprende de ellos.

No tiene nada de malo ir al cine solo o de excursión o lo que sea, esta bien.

Si no entiendes algo, pregunta con humildad.

No tiene nada de malo querer dar un giro de 180° a tu vida en cualquier momento. O de 360º.

Viaja.

No porque hayas tenido un mal día te puedes desquitar con las personas que te rodean.

El perro, gato, hurón o hámster que vive en tu casa no se le dice “mascota”, se le dice: familia.

El dinero sólo obtiene valor si lo compartes o lo inviertes en una buena causa.

No hay mayor poder de atracción hacia otra persona que cuando eres tú mismo.

No permitas que tu felicidad dependa de nadie.

No trabajes en caerle bien a las personas, trabaja en caerte bien a ti mismo.

¿Tienes más? Enviamelos al Email: thesweetwordss@gmail.com o Instagram @thesweetwords_l.a y haremos una segunda parte.

Puro asco

Quería poner de título: puto asco qué es lo primero que me sale cuando pienso en lo que os voy a contar pero quizás es más literario decir: puro asco, en definitiva: asqueroso.

Yo, Elea Martínez trabajo como agente judicial en un juzgado de Barcelona y entre otras muchas tareas tengo que atender a los ciudadanos y estar en la sala de vistas, en los juicios. Hoy, 11 de enero de 2018 me ha pasado algo que ha pasado totalmente desapercibido pero yo he sentido PURO ASCO y no es la primera vez.

Esta mañana han venido a informarse dos hombres al mostrador del juzgado donde yo trabajo, les he indicado donde tenían que ir, uno de ellos ya ha hecho alguna broma: “¿allí me van a dar la cesta que me ha tocado?, cosa que no crítico, soy la primera bromista pero ha añadido: ¿y tú guapa estarás allí? A lo que había respondido con una sonrisa, me he puesto seria de golpe y me he hecho la sorda. Ya en la sala, he recogido los carnets, parte de mi labor, el hombre ha continuado con alguna broma que yo no he querido escuchar. No paraba de perseguirme con la mirada pero yo como si nada. Más adelante le he tenido que devolver el dni porqué habían renunciado a su testifical e indicarle que se podía ir, no lo ha escuchado bien y me ha pedido que se lo repitiera, se ha acercado demasiado a mi gusto, me he alejado, se ha acercado mientras yo hablaba, me he alejado de nuevo mientras decía: pero ¿te puedo hacer una pregunta guapa? A lo que yo he respondido afirmativamente pero con prisa: tengo que entrar en sala. “Bueno pues entra te espero aquí y así te vuelvo a ver” a lo que le vuelto a responder, esta vez: no, no, ¿qué pregunta tiene?. “En el papel pone que si vengo de testigo me pueden pagar” acercándose de nuevo a lo que yo le he respondido que subiera al juzgado a que le hicieran una comparecencia pero yo no podía hacer nada más. A lo que me ha respondido: ¿seguro?(con una media sonrisa), espero que estés tú arriba. He cerrado la puerta tras mi espalda con un escalofrío.

Quizás pensáis que soy una exagerada o que no es para tanto pero este tipo de situaciones se repiten más de lo que tendría que ser: a mi gusto, nunca. Yo no digo que sean sólo los hombres, ni todos los hombres, yo solo hablo como persona individual: he sentido asco, como me miraba, como se acercaba, ¿porque?, ¿porque soy joven?, ¿de su gusto? Ni lo sé, ni me importa pero me ha dado mucho asco, ni yo, ni nadie merece algo así, es ACOSO, vaya vestid@ como quiera, diga lo que quiera y como quiera. Ser amable no es coqueteo, ser agradable no es ligar, ser educada ni siquiera es interés, es educación. Ni la ropa, ni mis gestos dan derecho a nada. Alguien puede que se atreva a decir: y ¿porqué no le has contestado? O te pones borde y ya está pero es que no me da la gana, así de claro. Porque yo tengo que perder mi buen humor y mis buenos hábitos por alguien así, simplemente no tendría que suceder. Decirme lo que queráis pero yo cuando contesto mal o me enfado, me quedo echa polvo y no creo que nada así merezca tal pérdida de energía.

¡Qué asco!

Carta a la Guardia Urbana de Barcelona:

Muy señores míos entiendo perfectamente que tengan un trabajo que justificar, comprendo de todo corazón que tengan que poner sentido a su existencia y que quieran imponer su escasa importancia en la seguridad de nuestro país pero deseo informarles que nos han premiado esta tarde con una multa de 200€ porque mi pareja llevaba su moto al taller con la ITV desfavorable. Ya que ustedes me han tenido parada en plena calle durante una media hora para buscarnos algún pero, tengo el gusto de informales que me cuesta casi una semana ganar 200 euros y eso que tengo la suerte de poder trabajar, que con 200 euros pago la comida de tres semanas en mi casa, que con 200 pago varios meses de gas para poder ducharme, que con 200 euros puedo pagar un año entero de Vicente Ferrer para ayudar a una niña a escolarizarla o un año y medio a un niño victima de la guerra, refugiado sin familia, sin casa y ahora con frío.

¿Demagogia? Por supuesto, pero al llegar a casa me he puesto a llorar de impotencia. Soy consciente de lo tontería que parece porque ustedes se justificarán que hacen su trabajo pero permitirme ser egoísta, ya que me va a costar tanto dinero: soy una persona buena o al menos lo intento de todo corazón, pago mis impuestos, respeto los stops al conducir y vivo y dejo vivir como peatón, es  más, procuro ayudar en todo los que puedo para un mundo mejor y aprender para ser mejor persona y ustedes me premia así, ¿en serio no hay conductores ilegales?,¿trafico de drogas?,¿maltratos? o aunque sea ¿alguien que se salte un semáforo? en los que podáis intermediar…

Ah, no, tienen razón. Sirve de mucho su trabajo, gracias.(por si no lo pillán, es ironía).