Mari sabidill@s

Supongo que ha pasado toda la vida pero últimamente le estoy hechando más cuenta que nunca y más desde que según el mundo: tengo edad nupcial o de ser madre. Los consejos gratuitos patrocinados por cualquiera, en cualquier momento que se siente en libertad , ganas y curiosamente, confianza. Son muchos a mi gusto, demasiados.

Me refiero al tipo de consejo inquisitivo, normalmente juzgador y muchas veces endiosados, como que el que te lo dice tiene la verdad absoluta: “hacer eso es una tontería…”, “tú lo que tienes que hacer…”, “esto te pasa por esto”, ”ridículo, haz eso..”, “eso te pasa por escoger mal..”, “comer esto es lo peor, lo mío es mejor” “hacer eso es lo peor…, haz…”

No quiero ser desagradecida, es más, hablando del tema entre amigos, esta el que piensa como yo: “vale, agobias” o los que se lo toma como: “otro punto de vista, gracias”. Yo soy más del primer grupo y sobretodo de las manera o mejor dicho la falta de maneras y educación, si se me junta un: “que tonta, tú lo que deberías hacer” y “es ridículo que no lo hagas”, me hierve la sangre, me hierve y me tengo que poner a contar a diez, respirar a fondo e intentar bajar la tensión… y me acuerdo de todas mi clases de respiración consciente y de un nuevo descubrimiento: disciplina positiva.

Estoy con las mariposa se en el estómago, con ese nervio de las primeras citas con la persona que te gusta con la disciplina positiva, la he conocido gracias a una mami instagramer @unamadremolona que va explicando su pasión por las redes, es una disciplina enfocada a la educación de los pequeños pero como más leo, más escucho, más me empapo del tema estoy más convencida que lo podemos llevar a los adultos, para una vida más placentera y en vez de tanta inquisición, podríamos escuchar más, preguntar, acompañar y lo más importante, con buena vibra.

Seguiremos contando…

No soy tonta o quizás a veces si pero eso no me hace peor, no soy demasiado delgada ni gorda, no engordo si tú eres un acomplejado, no soy estúpida pero a veces me harto, no soy blanda o quizás en ocasiones y encantada, no estaba mejor de rubia, simplemente no es importante, no soy falsa eso no, no como mal y ni siquiera te importa pero mucho menos soy vegana, no soy creída, si presumida, me gusta cuidarme cuerpo y mente, no soy puta, simplemente son dueña de mi cuerpo y de mi vida, sigue sin importarte, se me pasa el arroz… ponte en mis zapatos antes de hablar, no sabes nada. Infantil y con mucho orgullo, conlleva mucha responsabilidad saber divertirse, loca, no lo suficiente, fea, me parece bien si me lo dices bien pero nunca, nunca, nunca opines juzgando y sin criterio a los que quiero.

@thesweetwords_l.a

Anuncios

Enfadada conmi-ti-go

Procuro ser feliz aunque a veces me es difícil, en contados momentos no me soporto a mi misma y muchas otras veces no soporto al resto del mundo. Si, lo he dicho: no soporto al resto del mundo. Viniendo de alguien que escribe al mundo desde hace años, me hago un flaco favor pero siempre he dicho que erais mi ventana de respiro, mi desahogo desconocido… adoro observar a la gente, lo he dicho mil veces, imaginarme sus vidas, sus sueños pero a veces cuando interactúo con algunas…prefiero estar con mis gatos. Me explota la cabeza pensar que somos los seres más evolucionamos del mundo o eso creemos y usamos ese “poder” para ser subnormales. No hablo de los enfermos, violadores, asesinos, locos, hablo de los que nos creemos normales, seres que podríamos ser amables, divertidos y solidarios, nos dedicamos a mirarnos el ombligo, a compadecernos, a esperar que hagan las cosas los demás y encima nos creemos mejor por ellos y criticamos. Nos puede el egoísmo.

Como veis ando un poquitín cabreada con el mundo, la literatura y la poesía a pasado al realismo más burdo, esto se me pasará con los días y mi rutina volverá a invadir mi vida, mis risas, mis mongoladas y mi busca de la felicidad pero ciertas penosidades cuestan de borrar, soy lentita para estas cosas, no tiene nada que ver que la que escriba sea Escorpio como he escuchado varías veces estos días, tiene que ver con lo que quiero vivir, cómo lo quiero vivir y sobretodo cómo entiendo la vida, estos días he tenido que escuchar, callar y hacer cosas que no van conmigo(sobretodo escuchar y callar) pero lo he hecho por amor y aunque lo haría mil veces más ahora mismo ando un poco descompuesta. Por suerte esto desaparecerá con los días, aprenderé otra lección más y volveré. @thesweetwords_l.a

Mundo
A veces se te hace un mundo, a veces lo tienes a tus píes

Tocar los huevos

Pon tú el título

“Bienqueda”

Como el turrón vuelvo para navidad, hacía tiempo que no pasaba por aquí pero necesitaba un descanso, como el turrón, si lo comiéramos cada día lo asqueariamos pero con un poco de tiempo lo echamos de menos, lo deseamos de nuevo y vuelve de nuevas formas y sabores, pues yo también o al menos eso intento.

Primer fin de semana de diciembre y parece que ya toca hablar de navidad y yo me debato entre las ganas y la pereza. Ganas porque a mi pequeña niña interior le chiflan las luces, las ilusiones, los dulces, los regalos(no lo puedo negar… casi más hacerlos que recibirlos, sobretodo si son creativos) y pereza por el “bienqueda”. La gente suele decir que no le gusta el consumismo pero francamente eso lo podéis cambiar si queréis, a mi me encantan los regalos pero como ya he dicho: los personalizados. La mayoría de nosotros nos compramos lo que necesitamos durante el año, pues si quieres mostrar tu amor a alguien, hazle algo a mano o una idea que solo sea para ambos, no sé, es mi opinión… o sino regala un vale, del súper, de la perfumería, para textil… es poco nostálgico y romántico pero a los mileuristas siempre nos viene bien. yo aborrezco el “bienqueda” que incluye regalos por obligación que creo que no habría que hacerlos(aunque decirlo y hacerlo es un universo) pero sobretodo la “unión” familiar. ¿Cuántos hay que no se pueden ni ver y lo hacen esos días <porque toca>? Toco un tema muy recurrido pero sinceramente, muy poco resuelto porque lo seguimos haciendo. ¿Quién no ha pensado alguna vez: que pinto yo aquí? Pues somos muchos por no decir todos en algún momento de la navidad pero lo seguimos haciendo porque los yayos no tiene culpa, porque la mamá no tiene culpa, porque el primo solo viene ese día…

Yo no os voy a decir cómo resolver vuestros enredos mentales, no soy la indicada pero sólo deseo y no sé porqué me da la sensación que diciéndolo aquí es un poco más posible, es: que sea una navidad tranquila(la mierda viene sola, así sonríe e intenta sacar lo mejor del momento), llena de ilusiones de verdad(piensa proyectos, metas…) y muchas risas(mi adicción). Piensa que algunas de las personas que están allí en esa mesa llena de comida un día no estarán y a ellas si las echarás en falta, enfócate en ellas.

Brilla
Thesweetwords_l.a

Reencontrar la Magia

Este fin de semana no escribí porque no me sentía con ganas porque ha pesar que es un blog personal pretendo aportar cosas, incluso enseñar mis aprendizajes o aprender explicándolos y por temas personales no me sentía con ganas de ello pero si me ha echo llegar con los días a unas conclusiones: ¿quién no tiene malos días, meses pochos e incluso temporadas bajas? Pues quién niegue esto, es que se sabe escuchar poco, ya que una estrella brilla más cuando más oscuridad tiene, es decir, no podemos subir a volar cuando nunca has estado abajo. Cierto es que muchos buscamos una estabilidad, una paz, una tranquilidad más o menos continua pero hay que ser sensato, los sentimientos fuertes están en los picos, un electrocardiograma lineal es un corazón muerto y nadie quiere eso, al menos nadie que quiera estar vivo y sentirse vivo.

Todos tenemos dolores de cabeza dentro de nuestras rutinas y quizás en la vida tenemos que pasar ciertas cosas, burocráticas y/o sentimentales horrorosas pero tenemos la mano y el poder para cambiar la aburrida rutina y recobrar la Magia del día a día a pesar de todo, estas son algunas ideas:

– Planifica tu ocio. Igual de importante es organizarte la semana para tener cierto orden y llegar a todo, como planearte el fin de semana. Busca ideas, sitios, donde comer cosas nuevas, visitar algo que te apetezca, cómprate palomitas para una peli y manta… el previo a veces es más o igual emocionante que la acción.

– Escucha en bucle una canción que te apasione, siéntela, cántala, imita al cantante, vuélvete loco.

– Escribe notas bonitas, divertidas y déjalas en sitios que la gente las pueda leer. Es un gesto mínimo que puede hacer más llano, más feliz el día a cualquiera y eso alimenta nuestro bien estar, te lo aseguro. Si no lo ves imagínalo, magia y si puedes mira su reacción, mejor, hay sonrisas que te hacen ganar vida.

– Haz una excursión por tu ciudad y saca fotos sin pensar mucho. Páginas como civitatis hacen rutas curiosas por tu ciudad pero no hace falta pagar nada si no quieres, piérdete por tu ciudad y déjate llevar…

– Acepta tus sentimientos. Que estás bien, pues genial, que estás jodido, pues no pasa nada, tienes todo el derecho a sentirte como te sientas pero párate a pensar: ¿qué puedo sacar de bueno de sentirme así? En el momento es complicado y encima estarás cansado de escuchar estas cosas pero es que es así, todos tenemos derecho a estar echos polvo y tenemos que aprovechar para aprender o al menos saber que esa situación no será para siempre, no tienes la exclusiva del “desgraciado”. Ponte la canción que te haga llorar, la peli que te haga sentir, siente fuerte, y rómpete por dentro que luego ya montaras las piezas.

– Ahora una mezcla entre dos ideas y que yo aconsejo fervientemente: hazte una lista de música que te encante, ponte una deportivas y vete andar por la ciudad con tú melodías a toda mecha, te aseguro que desconectas, vuelas…

– Apaga el móvil, la televisión, el ordenador, ponte cómod@ y haz una lista de todo lo que sueñas hacer: cosas asequibles como montar a caballo o los sueños y locuras que te apasionaría realizar. Que la lista sea gigante o al menos bien trabajada en tu mente y ya luego investiga cómo llevar a cabo esas cosas.

– Por último, muchos coach de la Salud mental y física aconsejan salir de zona de confort de vez en cuando. Tenemos que ser disciplinados y conscientes para llevar una vida sana corporalmente y sobretodo mentalmente pero de vez en cuando: habla con un desconocido, busca a alguien por internet que no ves hace años, sal sin pensar en el mañana(con cabeza pero sin reloj)…

Si pones en práctica alguna o tienes otras que me puedas ayudar escríbeme por Instagram @thesweetwords_l.a.

Hasta el próximo mágico día Sweet.

¿Renuncio?

De madurez primeriza a inhabilidad emocional, así me veo con 34 años de supuesta adultez o eso dice alguna persona porque a veces hay algunos capaces de poner en duda todo. ¿Lo permitimos?, ¿tiene sentido?

Cuando callas, te plantas en una perenne estabilidad fingida, no opinas, no haces más que seguir eres una persona madura y fuerte que aguantas lo que venga. En cambio si la misma situación la pasas llorando, opinando, con más aspavientos, el resultado es que te falta crecer y pasar ciertas cosas y, ¿no será que cada uno responde como puede y como sabe en cada momento?, ¿Es posible ser madura esta mañana y por la tarde como no gusta tu reacción eres una cría adulta?, ¿Porqué etiquetamos tan pronto?, mejor dicho, ¿porqué etiquetamos?

Y hablando de maneras de actuar y respeto, quiero tocar un poco el tema que tanto explota en mis oídos últimamente y al final tendré que dar la razón a los que me tachan de baja inteligencia emocional porque es cierto que me cuesta de entender:

Soy capaz de leer, hasta soy capaz de comprender y hasta estoy de acuerdo con todo este texto pero con límites. En un mundo donde habían demasiados límites, creo que los hemos perdido todos y aunque suene antiguo creo que debemos ordenar ciertas cosas y cierto valores, es un pensamiento totalmente personal de alguien que me considero de izquierdas, liberal y pienso que considerada con el resto de personas. Creo, yo, EleaMI que: no podemos disculpar todo por respetar la conducta de los demás, creo que que hay unos mínimos de convivencia, de respeto y sobretodo de amor, y no todo es disculpable porque una persona no lo supo hacer mejor. Está claro que por sanidad mental no hay que esperar nada de nadie así nunca te sentirás frustrado pero cuando precisamente no pasa nada, ningún mínimo, cómo: “acompañar a un enfermo, como simplemente estar, cómo no pegar, no dañar, cómo no reiterar en actitudes egoístas”, si es de esperar que nuestra conducta sea advertir o actuar según nuestros valores y si, seguir aprendiendo. POR LO QUE ES YO, RENUNCIO A LAS EXPECTATIVAS SI FUNCIONAMOS DE CORAZÓN, SI INTENTADO HACERLO BIEN, BONITO Y DULCE, ERRAMOS. ASÍ SI.

Mirar de otra manera

Mirar de otra manera
Otra mirada

Si renuncio a esperar si de verdad alguien ha hecho de corazón todo lo que sabía hacer o podía.

Estar

Nadie dijo que ser una “persona humana” fuera fácil. Está muy de moda el trabajo personal porque por fin valoramos algo más que lo sólo evidente pero a veces nos olvidamos de ciertas bases que ya tenían nuestros abuelos y no por ser de ellos son pasadas u obsoletas como apoyar, defender, acompañar, estar presente, proteger. Yo soy la primera que presumo de mi madurez por tempranas experiencias supuestamente trascendentales, incluso busco volver a disfrutar como una niña para perder un poco la realidad pero me tendría que llenar más la boca de humildad y menos de dar ejemplos, y como yo, muchos. Me he dado cuenta que si no tienes bases, si tú ética deja mucho que desear para vivir en un mundo en convivencia, tu evolución será la misma(y perdón por la palabra) mierda. Tanto trabajo individual que nos olvidamos del de al lado y de lo más básico: estar.

Mindfulness, zen son palabras que están muy en boca de todos pero si combinas todo eso sin ética, ¿qué sentido tiene? Es como la palabra compasión que no tiene sentido sin solidaridad: empatizar con los demás y ayudar, y repito otra vez, ESTAR. Me explico: primero aclarar que en occidente entendemos compasión como lástima y son términos distintos. Con la lástima te pones por encima de otro ser, “que pena, ojalá estuvieras como yo” por lo contrario con la compasión acompañas a esa persona en su dolor, practicas la empatía, sufres con él, no te sientes por encima. Y la solidaridad, como positiva actitud de generosidad y cuidado de los demás resulta psicológicamente incomprensible sin el motivo de la compasión pero se necesitas sobretodo menos mirarse al ombligo y estar(de nuevo).

Salimos del catolicismo, huimos de islamismo para meternos en creencias budistas, induistas, taoístas por qué nos parecen más sensatas pero pecamos de lo mismo, sales de unas creencias que no encajan contigo para meterte en otra, ¿qué sentido tiene eso? ¿No sería más sensato, escuchar aprender y seguir lo que te manda el corazón sin olvidar unas bases? Me explico: cuando trabajas una creencia por encima de la otra, entendiéndose como tú verdad, te estás poniendo en la misma prepotente posición que él cree en un dios y piensa que el resto estamos equivocados. Y, ¿donde queda tu realidad? Tú no vives en un monte aislado, convives con seres movientes, con multitud de sentimientos y quehaceres. Trabajas, compras alimentos y vas a hospitales cuando alguien se pone malito porque vives aquí, no vives en otra realidad y tienes que compaginarlo todo, no puedes quedarte solo con creencias de otras realidades. Nutrirse no quiere decir eliminar las bases.

Perdón pero que asco de mundo… a veces

Ayer escuché un discurso de un empresario-emprendedor-joven que le dijeron ser máster en la materia y decidió dar tres consejos al público y yo intensa que soy hasta para escuchar, me ha inspirado.

El primero fue más advertencia que otra cosa y lo aplaudo ya que es el temido <<ego>>. Hemos pasados de fichar en el psicológico para subir la mediocre autoestima a tenernos que graduar el ego por gilipollas, no sé si ha sido los cambios del mundo global pero a mí me da que el ser humano a veces somos muy tontos. El segundo consejo que da la razón a la tontez del humano es que destacó que hay que ser persona y ser humilde y saludar(tener en cuenta) del primero al último, incluso a la señora que limpia. Gracias a dios o a mi madre(mejor dicho) conservo algo de vergüenza y no grité lo que me pasaba por la mente o no me levanté tal Sole en siete vidas dando una señora colleja. Me cuesta entender que a la gente le tengan que enseñar ciertas cosas que tendrían que ser naturales, normales. La señora o señor de la limpieza caga, mea, respira IGUAL QUE TÚ, me parece patético que te tengan que recordar que los debes saludar, ¿debes? Q asco de mundo. Y para acabar recordó: creérselo sin tenerlo creído, frase que apunté en mi cabeza para una Foto de Instagram, me encantó pero luego argumentó que sólo escuchemos consejos de gente que haya pasado por lo mismo que tú, que el resto de argumentos los desechemos. Empezando que no hay dos personas iguales, las situaciones pueden ser parecidas pero nunca las mismas y que los escenarios cambian a cada momento y ya no digamos de la variedad de variables(de sitios y familias) en las que nacemos… pues he decidido coger el último consejo junto al primero: procuremos amarnos, cuidarnos a nosotros mismo, confiar en nuestra persona teniendo el ego a raya porque a pesar que digo, porque lo creo, que el ser humano es idiota también creo fervientemente que somos diamantes en bruto y tenemos mucho y bueno dentro.

Por último dar las gracias a Jacin de Flamingo porqué a inspirado este post y a pesar que parece un crítico post, me gusta saber que el ser humano aprende, yo la incluida.

www.thesweetwords.com
Elea

Os dejo en lo que he andado liada estos últimos días, en agosto tengo la fortuna de viajar con mi madre para su 60 cumpleaños y he hecho una guía personalizada, muy divertido y muy chuli.

www.thesweetwords.com
http://www.thesweetwords.com

www.thesweetwords.com

Pareces feliz

El otro día una compañera de trabajo me dijo: – a pesar de todo, tú siempre estás feliz-. Eran las ocho de la mañana y me pareció algo más infinitamente magnífico que un elogio, fue muy agradable, fue un “lo he conseguido”.

Obviamente no siempre estoy feliz pero si procuro estarlo y no fingirlo sino serlo de verdad, me explico:

Tengo 34 años y sin querer dar pena alguna(todo lo contrario) he tenido experiencias varias, algunas que no conseguían sacarme la sonrisa ni con la mejor de las intenciones, me he visto llorar sin saber parar las lágrimas, me he sentido rota por dentro de tal forma que el dolor lo sentía físico, me ha faltado el aire, me han faltado las ganas pero a la mínima que he encontrado las fuerzas siempre mi propósito a sido sonreír, luego reír y volver a disfrutar. Pasara lo que pasara siempre he encontrado el momento de paz, el momento de sonreír por algo. Y si queréis un truco: los niños saben mucho de eso, de los instantes de felicidad, de los segundo de absoluto placer básico pero total. Busca tu niño interior y sácalo. Ya dicen que hace falta ser muy adulto para atreverse a ser niño de nuevo. Y yo creo fervientemente en ello.

No es fácil, es quererlo, ¿crees que no tengo secretos que sólo yo sabré nunca? Los tengo, ¿crees que no hay oscuridad, fantasmas y temores en mi? Los hay, ¿crees que no hay “te quieros” guardados en cajones bajo llave? Si hay pero elijo ser feliz a pesar de todo, no quiero parecerlo, quiero serlo aunque sean pequeños momentitos al día. Ser feliz.

Elea

Feliz

Sexo en tú ciudad

Esta semana se han cumplido 20 años de una de mis series favoritas “sexo en Nueva York”. Aunque muchos la tacharon de memez, superficial e incluso de machista ya que uno de sus pilares era: <chica adicta a la moda, buscando el príncipe azul>, para mí fue una puerta abierta a la tolerancia, a la libertad y al sexo. Yo me quedo con la parte más feminista porque como todo en la vida las cosas son como tú te las quieras tomar y las quieras ver.

Esa pelirroja Miranda que quiere disfrutar de su éxito en su carrera y no disculparse por ello.

La delicada charlotte clásica, llena de tabúes y inseguridades que aprende de sí misma.

La alocada samantha con más experiencia que tabúes, con tanto amor por ella misma, por el sexo y por su vida.

Y por último, la prota, la loca de los zapatos y la moda, en busca continua de su independencia y el amor, Carrie.

Yo sigo apostando por esta serie: por hacerme reír, llorar e incluso abrirme a nuevos aprendizajes.

Seamos distintas, parecidas, clásicas, alternativas, monógamas, promiscuas pero siempre nosotras, apostemos por nosotras misma y seamos de verdad. Respeto y autenticidad.

Sexo en Nueva York
Elea

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑