Yo soy… yo, ¿y tú quién eres?

Cuando de pequeña me preguntaban qué era mi madre siempre respondía Maribel, nunca entendí que me preguntaran qué cuál era su trabajo, de echo cuando intentaban rectificar mi respuesta no era nada buena, no sabía que decir, nunca supe de lo trabajaba exactamente y no me preocupaba lo más mínimo, simplemente para mí era mi madre, mi mamá maribel y que estaba allí y eso es lo único que me importaba. Ya de adulta y quizás porque he acabado trabajando en el mismo sector tampoco me defino por mi trabajo. A pesar de lo que se pueda pensar, si me gusta lo que hago y adoro mi horario pero no me define, no porque no quiera sino porque no lo siento.

Soy soñadora, buscadora de risas, soy quien no soporta a los quejicas y quien le pone la gente fuerte, no de formas sino de aprendices de la vida, me gusta el deporte por el efecto que hace en mi, no soy una santa, ni lo pretendo, soy malhumorada con las injusticias y con la falta de sueño, me gusta el orden y las buenas olores, soy muy exigente con los demás aunque lo disimule pero más conmigo aunque no lo disimule, soy súper presumida pero me incomoda que me miren demasiado, soy quien le da por un alimento y lo come hasta aborrecerlo, soy quien llora por nada y ríe por menos, quien pasaría diez horas viendo csi y ninguna juego de tronos, soy celosa pero no envidiosa, soy cariñosa con quien yo quiero pero no me toques si no te conozco, soy encantadora al igual que borde cuando me harto, soy extrema, en todo, intensa hasta hartar pero no soporto el victimismo…

Soy todo eso y muchas cosas más, lo soy ahora, en unos años seré muchas otras cosas más pero no mi trabajo.

Y, ¿tú quién eres?

Sweet
Yo
Yo
Soy
The Sweet
Yo
Anuncios

Estafada por la rumorologia

No sé desde cuando me he vuelto tan creída, en el sentido buenazo de la palabra y tan cretina en el sentido ” eres necia Elea”. Aix, viejas costumbres, rumores del boca a boca y chismes pasados de moda, ¿porque os haré caso.? Desde que me quedé embarazada y mi boca estaba pegada al water y mi amante preferido era el sofá, ansiaba llegar al segundo trimestre, ese trimestre milagro según todo el mundo, donde viene el subidón de energía y la desaparición de las náuseas. Pues yo ya voy por la semana 17 y voy ha esperar esos hechos sentada porqué me canso, me canso mucho.

Admito mi bienestar comparado a hace tres semanas, solo tengo alguna náusea, una pizca de acidez un par de veces al día pero ¿y mi energía?, ¿Me la deje al pedir mi bebé? Tengo las piernas cual elefante y la energía de un caracol vago. No pido seguir haciendo spartans (carrera de obstáculos) aunque no estaría mal, igual que hay la kids, carrera adaptada a los pequeños de la casa porque no la spartan preñi, pero bueno, comprendo mi estado y acepto estar babeando detrás de la barrera pero si pido llegar con algo de batería a las 18h de la tarde, ya no digo por la noche, a las 18h o un poco más me conformaría, me siento como ese móvil que tienes que cargar cada tres horas porque ya es viejo, unos dos años. La diferencia que yo no tengo un cable que me recargue.

Lo triste de todo esto que ya todo el mundo sabe mi estado de buena esperanza, todo el mundo me pregunta cómo estoy con todo el cariño del mundo(a parte de: niño o niña, ¡¡NO LO SÉ!!) y aunque si es cierto que ando mucho mejor, sigo buscando mi energía por debajo de las piedras y me da coraje admitirlo.

No quería convertir el blog en algo exclusivo de embarazo o de mamis pero no deja de ser un blog sobre mis vivencias, mis opiniones y experiencias y mal me pese ahora mismo mi vida es esta ahora: intentar disfrutar lo llevo esperando años aunque sea un pelín difícil e intentar pasar una oposición aunque sea aún más difícil. Procuro sacar humor a todo ello y sobretodo recordarme: no estas sola y menos eres la única que ha pasado por esto(en esto y en todo en la vida: apúntatelo tú también).

Feliz día de la mami Sweets

Ecografia
Mi bebé

Mari sabidill@s

Navegando por Instagram he caído en la cuenta de una mami la cual en su última foto se defendía de la alimentación que le da a sus hijos y no es la primera, de hecho creo que es una de las cientos y cientos de madres que se han tenido que defender por dar un ganchito a su hij@. Me acuerdo de hace un tiempo alma cupcakes se le echaron encima por qué en una fiesta su pequeño comía un aspito.

¿Estamos locos o nos gusta demasiado criticar? A mi gusto todo me resulta patético. Con el tema de la alimentación, yo tuve la suerte que mis padres ya me inculcaron con naturalidad lo único que yo veo coherente: el sentido común. En este mundo que dar un petit suise es un crimen y una mandarina es lo mejor creo que nos estamos pasando. Ahora mismo reina el radicalismo del cero azúcar, todo Bio, incluso los niños ignoran ciertos alimentos entendidos como nocivos, no es que escojan no comer sino que no saben que existen. Sé que es complicado entender la palabra “escoger” en un peque porque realmente es el padre que escoge que come su niñ@ pero era una forma de explicar que simplemente se prohíbe, ni siquiera se explica, simplemente no, nunca porque es malo.

También decir que me hace mucha gracia la frase que tanto se utiliza el otro bando no radical(perdón por decirlo así pero es para que se me entienda)“ yo comía algún bollicao y mira que sano estoy” si, sino te quito razón pero creo que lo razonable es que pudiendo comer algún bollicao, incluso algún donuts, lo importante es crear una buena base, unos buenos hábitos y un sano sentido común.

A mi estos padres radicales que su hijo de tres años ni siquiera sabe que es el chocolate… dentro de mi respeto es una pequeña locura, me recuerda a los padres que no dejaban hacer nada a sus hijos cuando yo era adolescente y luego en la calle eran los peores. Lo cierto es que no sabemos si dentro de unos años ese crío que prohibían conocer el chocolate, luego lo busca como un adicto a la coca, no lo sabemos pero sinceramente, no me extrañaría.

Creo que con toda la información que tenemos(frase muy recurrente de los radicales) precisamente podemos: primero: respetar a los demás, no somos animales, la información es saber pero no perdamos la educación por favor, quien tenga interés buscará esa información pero ni yo, ni tú somos nadie para imponer ni criticar nada a nadie. Segundo: desayunar fruta con algún hidrato poco elaborado y de larga absorción, tipo tostadas, comer algo verde con una proteína para mantenernos fuertes y aguantar la tarde, merendar algo para no entrar hambriento a la hora de cenar y cenar suave pero que alimente es lo que yo entiendo como saludable y sentido común. Que mi cuerpo necesita más una manzana para merendar que un bollicao es algo que se tiene que entender, no obligar ni denigrar y si una tarde me como ese bollicao que me quiten lo “bailao”.

Y precisamente es esa la base que yo creo: mueve el cuerpo, mueve la mente y respeta a los demás y sobre todo respétate a ti mismo que cuidándote y repito con sentido común duráremos muchos años sanos y felices.

No soy tonta o quizás a veces si pero eso no me hace peor, no soy demasiado delgada ni gorda, no engordo si tú eres un acomplejado, no soy estúpida pero a veces me harto, no soy blanda o quizás en ocasiones y encantada, no estaba mejor de rubia, simplemente no es importante, no soy falsa eso no, no como mal y ni siquiera te importa pero mucho menos soy vegana, no soy creída, si presumida, me gusta cuidarme cuerpo y mente, no soy puta, simplemente son dueña de mi cuerpo y de mi vida, sigue sin importarte, se me pasa el arroz… ponte en mis zapatos antes de hablar, no sabes nada. Infantil y con mucho orgullo, conlleva mucha responsabilidad saber divertirse, loca, no lo suficiente, fea, me parece bien si me lo dices bien pero nunca, nunca, nunca opines juzgando y sin criterio a los que quiero.

@thesweetwords_l.a

-Emocional, ¿yo? Por supuesto-

Soy bastante consciente de mi misma, a veces soy puro sentimiento y me gusta. No pretendo enmascarar nada y ni siquiera reprimirlo, cuando lo hago acabo enfadada y “enferma” de mi misma. El juicio es una parte de la experiencia humana pero me trae sin cuidado si soy políticamente incorrecta en ocasiones si es por mostrarme como siento. La gente opina sin despeinarse pero mostrar lo que siente es demasiado o eso se cree popularmente, pues mi educación me enseñó a mostrarme tal cual, no para persuadir, ni querer modificar a nadie y mucho menos para dar lastima tampoco quiero me influencien a mí, ni me corten, ni me quieran cambiar. Mostrar lo que siento: risa, dolor, decepción incluso miedo no me debilita sino que revela humanidad y conciencia para lo bueno y para lo malo.

Creo fuertemente en la felicidad y que si quieres ser feliz primero tienes que querer serlo pero no creo que sea lo único en la vida. La vida por suerte es una montaña rusa, una línea llena de altibajos y hay que vivirlos, sentirlos, experimentarlos, forma parte de aprender, madurar, vivir. Vive los bajos y exprime los altos, o eso creo yo. Si siempre perduráramos en la misma línea nos costaría apreciar La Paz de la constancia.

A pesar de mis emociones y aunque a veces me tachen de neurótica o “excesiva”, cuesta poco insultar sin saber la realidad de las personas, frecuentemente soy quien toca más los pies en el suelo, mi realidad es mi todo, lo que siento y lo que hay, en el sentido más lógico y razonable, y en lo que me hace sentir. Creo que lo emocional significa no esconderse, significa fortaleza y aunque a veces duele, significa sentir, vivir, aprender… Me equivoco tantas veces que se puede confundir con costumbre pero forma parte de ese aprendizaje y eso solo refuerza la ideas, -pide perdón- de corazón, date cuenta y sigue… creo que esto tampoco se usa, lástima.

¿Estás desacuerdo? Ok, perfecto, gracias a la vida no todos somos iguales y nos permite aprender unos a otros.

The Sweet Words The Sweet Words The Sweet Words

Muerte

Muerte es el concepto que más controversia, más discusión nos trae de cabeza a las personas. Algunos al leer eso os asombrará primero que sea el primer post de 2019 y segundo, es probable que dudéis de lo que digo y os vengan a la mente palabras más controvertidas y con más jugo, como: amor, vida… me explicaré en orden: Muerte es el primer post de 2019 porque para mí es la palabra, nombre, concepto que más miedo me da del mundo e intento encontrar sentidos diferentes o al menos entender de dónde me vine tanto temor(soy un pollito que aprende o lo procuro aunque me caiga mil veces), pues ese temor me lleva a explicar porqué MUERTE, pues me he dado cuenta que seas quien seas, vengas de donde vengas o creas lo que creas, todos nos preguntamos cosas sobre la muerte, la pérdida de vida, seguramente porque todos pasaremos por ello y nadie puede volver a explicarnos como SEGURO será. Hay muchas muertes beneficiosas de las que yo me intento alimentar para transformar la palabra, como: una nueva etapa, el fin de algo, “matar” una relación dolorosa, tóxica (ya sea familiar, de amistad, de amor…), incluso listas de cosas que quiero hacer antes de morir(dar vida, mucha vida antes del no sé, la muerte)o también hay muchas creencias ya concebidas: católica, budista, etc. pero nadie sabe seguro, seguro que sucederá. Creer es poder, no es saber.

Esa curiosidad, totalmente humana nos despierta a muchos ese morbo a saber, a entender la muerte en todos sus abanicos disponibles, algunos en forma de preguntas, otros en forma de aceptación de creencias ya creadas y otros, otros no se preguntan en mi opinión por un miedo parecido al mío, lo único que yo soy culo de mal asiento: a parte de los deseos naturales de: “que no duela por favor” y “que sea en las mejores condiciones y de aquí a muchos, muchos años” -puaaj escribo esto y ya me entra algo de ansiedad, mareo- también me gustaría saber que pasará conmigo luego, no este body que entiendo que es limitado, los años lo demuestran, la ciática, el lumbago, las arrugas, la falta de habilidades, cositas que podemos ayudarnos, cuidándonos un poquito pero mi pregunta es: ¿y todo esto que he aprendido?, ¿el yo interior?, lo que llaman alma¿se acabó?. El caso que en nuestra vida actual lo que más nos acerca a la muerte y nos sacia o eleva un poco el morbo son muchas de las serie que se repiten con diferentes formatos y distintos actores pero todas van sobre muerte y psicología humana ante y frente a ello: CSI, CASTLE, MENTES CRIMINALES… y si aún no estáis convencidos que MUERTE es la palabra que más atrae del mundo pongamos dos televisores, una con una boda real y otra con un suceso real. Sí, el primer día la audiencia de la boda será alta pero en menos de 72h la del suceso habrá “ganado”, somos patéticamente curiosos para lo bueno, malo, superficial y algunos para lo más intenso pero todos tenemos eso que llamamos empatía y en algún grado morbo y querremos saber sobre la víctima, el porqué y quién.

Pues voy acabar diciendo lo único que creo cierto: que la muerte es el suceso que más querríamos entender pero nos cuesta porque no hay nada cierto.

Nuevo comienzo 2019, que nos deparará la vida estos 12 meses…

Vida muerte
Ilumina

“Bienqueda”

Como el turrón vuelvo para navidad, hacía tiempo que no pasaba por aquí pero necesitaba un descanso, como el turrón, si lo comiéramos cada día lo asqueariamos pero con un poco de tiempo lo echamos de menos, lo deseamos de nuevo y vuelve de nuevas formas y sabores, pues yo también o al menos eso intento.

Primer fin de semana de diciembre y parece que ya toca hablar de navidad y yo me debato entre las ganas y la pereza. Ganas porque a mi pequeña niña interior le chiflan las luces, las ilusiones, los dulces, los regalos(no lo puedo negar… casi más hacerlos que recibirlos, sobretodo si son creativos) y pereza por el “bienqueda”. La gente suele decir que no le gusta el consumismo pero francamente eso lo podéis cambiar si queréis, a mi me encantan los regalos pero como ya he dicho: los personalizados. La mayoría de nosotros nos compramos lo que necesitamos durante el año, pues si quieres mostrar tu amor a alguien, hazle algo a mano o una idea que solo sea para ambos, no sé, es mi opinión… o sino regala un vale, del súper, de la perfumería, para textil… es poco nostálgico y romántico pero a los mileuristas siempre nos viene bien. yo aborrezco el “bienqueda” que incluye regalos por obligación que creo que no habría que hacerlos(aunque decirlo y hacerlo es un universo) pero sobretodo la “unión” familiar. ¿Cuántos hay que no se pueden ni ver y lo hacen esos días <porque toca>? Toco un tema muy recurrido pero sinceramente, muy poco resuelto porque lo seguimos haciendo. ¿Quién no ha pensado alguna vez: que pinto yo aquí? Pues somos muchos por no decir todos en algún momento de la navidad pero lo seguimos haciendo porque los yayos no tiene culpa, porque la mamá no tiene culpa, porque el primo solo viene ese día…

Yo no os voy a decir cómo resolver vuestros enredos mentales, no soy la indicada pero sólo deseo y no sé porqué me da la sensación que diciéndolo aquí es un poco más posible, es: que sea una navidad tranquila(la mierda viene sola, así sonríe e intenta sacar lo mejor del momento), llena de ilusiones de verdad(piensa proyectos, metas…) y muchas risas(mi adicción). Piensa que algunas de las personas que están allí en esa mesa llena de comida un día no estarán y a ellas si las echarás en falta, enfócate en ellas.

Brilla
Thesweetwords_l.a

Reencontrar la Magia

Este fin de semana no escribí porque no me sentía con ganas porque ha pesar que es un blog personal pretendo aportar cosas, incluso enseñar mis aprendizajes o aprender explicándolos y por temas personales no me sentía con ganas de ello pero si me ha echo llegar con los días a unas conclusiones: ¿quién no tiene malos días, meses pochos e incluso temporadas bajas? Pues quién niegue esto, es que se sabe escuchar poco, ya que una estrella brilla más cuando más oscuridad tiene, es decir, no podemos subir a volar cuando nunca has estado abajo. Cierto es que muchos buscamos una estabilidad, una paz, una tranquilidad más o menos continua pero hay que ser sensato, los sentimientos fuertes están en los picos, un electrocardiograma lineal es un corazón muerto y nadie quiere eso, al menos nadie que quiera estar vivo y sentirse vivo.

Todos tenemos dolores de cabeza dentro de nuestras rutinas y quizás en la vida tenemos que pasar ciertas cosas, burocráticas y/o sentimentales horrorosas pero tenemos la mano y el poder para cambiar la aburrida rutina y recobrar la Magia del día a día a pesar de todo, estas son algunas ideas:

– Planifica tu ocio. Igual de importante es organizarte la semana para tener cierto orden y llegar a todo, como planearte el fin de semana. Busca ideas, sitios, donde comer cosas nuevas, visitar algo que te apetezca, cómprate palomitas para una peli y manta… el previo a veces es más o igual emocionante que la acción.

– Escucha en bucle una canción que te apasione, siéntela, cántala, imita al cantante, vuélvete loco.

– Escribe notas bonitas, divertidas y déjalas en sitios que la gente las pueda leer. Es un gesto mínimo que puede hacer más llano, más feliz el día a cualquiera y eso alimenta nuestro bien estar, te lo aseguro. Si no lo ves imagínalo, magia y si puedes mira su reacción, mejor, hay sonrisas que te hacen ganar vida.

– Haz una excursión por tu ciudad y saca fotos sin pensar mucho. Páginas como civitatis hacen rutas curiosas por tu ciudad pero no hace falta pagar nada si no quieres, piérdete por tu ciudad y déjate llevar…

– Acepta tus sentimientos. Que estás bien, pues genial, que estás jodido, pues no pasa nada, tienes todo el derecho a sentirte como te sientas pero párate a pensar: ¿qué puedo sacar de bueno de sentirme así? En el momento es complicado y encima estarás cansado de escuchar estas cosas pero es que es así, todos tenemos derecho a estar echos polvo y tenemos que aprovechar para aprender o al menos saber que esa situación no será para siempre, no tienes la exclusiva del “desgraciado”. Ponte la canción que te haga llorar, la peli que te haga sentir, siente fuerte, y rómpete por dentro que luego ya montaras las piezas.

– Ahora una mezcla entre dos ideas y que yo aconsejo fervientemente: hazte una lista de música que te encante, ponte una deportivas y vete andar por la ciudad con tú melodías a toda mecha, te aseguro que desconectas, vuelas…

– Apaga el móvil, la televisión, el ordenador, ponte cómod@ y haz una lista de todo lo que sueñas hacer: cosas asequibles como montar a caballo o los sueños y locuras que te apasionaría realizar. Que la lista sea gigante o al menos bien trabajada en tu mente y ya luego investiga cómo llevar a cabo esas cosas.

– Por último, muchos coach de la Salud mental y física aconsejan salir de zona de confort de vez en cuando. Tenemos que ser disciplinados y conscientes para llevar una vida sana corporalmente y sobretodo mentalmente pero de vez en cuando: habla con un desconocido, busca a alguien por internet que no ves hace años, sal sin pensar en el mañana(con cabeza pero sin reloj)…

Si pones en práctica alguna o tienes otras que me puedas ayudar escríbeme por Instagram @thesweetwords_l.a.

Hasta el próximo mágico día Sweet.

¿Renuncio?

De madurez primeriza a inhabilidad emocional, así me veo con 34 años de supuesta adultez o eso dice alguna persona porque a veces hay algunos capaces de poner en duda todo. ¿Lo permitimos?, ¿tiene sentido?

Cuando callas, te plantas en una perenne estabilidad fingida, no opinas, no haces más que seguir eres una persona madura y fuerte que aguantas lo que venga. En cambio si la misma situación la pasas llorando, opinando, con más aspavientos, el resultado es que te falta crecer y pasar ciertas cosas y, ¿no será que cada uno responde como puede y como sabe en cada momento?, ¿Es posible ser madura esta mañana y por la tarde como no gusta tu reacción eres una cría adulta?, ¿Porqué etiquetamos tan pronto?, mejor dicho, ¿porqué etiquetamos?

Y hablando de maneras de actuar y respeto, quiero tocar un poco el tema que tanto explota en mis oídos últimamente y al final tendré que dar la razón a los que me tachan de baja inteligencia emocional porque es cierto que me cuesta de entender:

Soy capaz de leer, hasta soy capaz de comprender y hasta estoy de acuerdo con todo este texto pero con límites. En un mundo donde habían demasiados límites, creo que los hemos perdido todos y aunque suene antiguo creo que debemos ordenar ciertas cosas y cierto valores, es un pensamiento totalmente personal de alguien que me considero de izquierdas, liberal y pienso que considerada con el resto de personas. Creo, yo, EleaMI que: no podemos disculpar todo por respetar la conducta de los demás, creo que que hay unos mínimos de convivencia, de respeto y sobretodo de amor, y no todo es disculpable porque una persona no lo supo hacer mejor. Está claro que por sanidad mental no hay que esperar nada de nadie así nunca te sentirás frustrado pero cuando precisamente no pasa nada, ningún mínimo, cómo: “acompañar a un enfermo, como simplemente estar, cómo no pegar, no dañar, cómo no reiterar en actitudes egoístas”, si es de esperar que nuestra conducta sea advertir o actuar según nuestros valores y si, seguir aprendiendo. POR LO QUE ES YO, RENUNCIO A LAS EXPECTATIVAS SI FUNCIONAMOS DE CORAZÓN, SI INTENTADO HACERLO BIEN, BONITO Y DULCE, ERRAMOS. ASÍ SI.

Mirar de otra manera

Mirar de otra manera
Otra mirada

Si renuncio a esperar si de verdad alguien ha hecho de corazón todo lo que sabía hacer o podía.

Estar

Nadie dijo que ser una “persona humana” fuera fácil. Está muy de moda el trabajo personal porque por fin valoramos algo más que lo sólo evidente pero a veces nos olvidamos de ciertas bases que ya tenían nuestros abuelos y no por ser de ellos son pasadas u obsoletas como apoyar, defender, acompañar, estar presente, proteger. Yo soy la primera que presumo de mi madurez por tempranas experiencias supuestamente trascendentales, incluso busco volver a disfrutar como una niña para perder un poco la realidad pero me tendría que llenar más la boca de humildad y menos de dar ejemplos, y como yo, muchos. Me he dado cuenta que si no tienes bases, si tú ética deja mucho que desear para vivir en un mundo en convivencia, tu evolución será la misma(y perdón por la palabra) mierda. Tanto trabajo individual que nos olvidamos del de al lado y de lo más básico: estar.

Mindfulness, zen son palabras que están muy en boca de todos pero si combinas todo eso sin ética, ¿qué sentido tiene? Es como la palabra compasión que no tiene sentido sin solidaridad: empatizar con los demás y ayudar, y repito otra vez, ESTAR. Me explico: primero aclarar que en occidente entendemos compasión como lástima y son términos distintos. Con la lástima te pones por encima de otro ser, “que pena, ojalá estuvieras como yo” por lo contrario con la compasión acompañas a esa persona en su dolor, practicas la empatía, sufres con él, no te sientes por encima. Y la solidaridad, como positiva actitud de generosidad y cuidado de los demás resulta psicológicamente incomprensible sin el motivo de la compasión pero se necesitas sobretodo menos mirarse al ombligo y estar(de nuevo).

Salimos del catolicismo, huimos de islamismo para meternos en creencias budistas, induistas, taoístas por qué nos parecen más sensatas pero pecamos de lo mismo, sales de unas creencias que no encajan contigo para meterte en otra, ¿qué sentido tiene eso? ¿No sería más sensato, escuchar aprender y seguir lo que te manda el corazón sin olvidar unas bases? Me explico: cuando trabajas una creencia por encima de la otra, entendiéndose como tú verdad, te estás poniendo en la misma prepotente posición que él cree en un dios y piensa que el resto estamos equivocados. Y, ¿donde queda tu realidad? Tú no vives en un monte aislado, convives con seres movientes, con multitud de sentimientos y quehaceres. Trabajas, compras alimentos y vas a hospitales cuando alguien se pone malito porque vives aquí, no vives en otra realidad y tienes que compaginarlo todo, no puedes quedarte solo con creencias de otras realidades. Nutrirse no quiere decir eliminar las bases.

Mamá quiero ser minimalista. Tips.

Si quieres invertir tu tiempo y tus recursos en las cosas que sean importantes para ti, quieres ser minimalista. Si quieres apostar por ti y tu felicidad, quieres ser minimalista. Si quieres una vida plena, ya eres algo minimalista.

No pretendo engañar a nadie, soy feliz comprando ropita p( o creo que lo soy)y cuando recibo regalos pero con el tiempo te das cuenta que la felicidad no se basa en esas cosas, al menos no la duradera, si no que sale de nuestras experiencias, de lo que nos llevamos de ellas y del sentido que acaba dando a nuestras vidas.

Ser minimalista consiste en equilibrar lo que tienes, lo que realmente necesitas y quieres de corazón.

Tips: soy/ quiero ser minimalista:

1- kalm please: Simplifica tus preocupaciones, céntrate en lo verdaderamente importante. En realidad nos estresamos por multitud de cosas que no son importantes, que simplemente se arreglarán o que no podemos hacer nada para cambiarlas, entonces, ¿para qué preocuparse? Pues calma, párate un segundo y razona si realmente es grave. El dinero sólo es dinero. Tener no es todo. Tener no es necesidad. Y sobretodo no te preocupes por cosas que no sabes, por futuribles que sólo están en tu cabeza, no cruces puentes antes de llegar a ellos.

2- Love, Love, Love. Cuida a quien quieres, no a quien quieras o intereses, a quien quieres de corazón. Amigos, familia te proporcionarán momentos de felicidad, valoraros, aprécialos por lo que son. Sé agradecido.

3- Coherencia: Equilibra lo que piensas con tu vida: quieres estar sano come sano. Ágil, entrena. Muchos se quejan de lo que se provocan ellos mismos. Céntrate.

4- Eco: Sé consciente del planeta, sé sostenible, es el futuro por donde pasarán nuestros pies, donde estará el aire que respiremos, donde hallaremos vida. Cuida tu alrededor.

5- Tic-tac: Eres el dueño de tu tiempo, decide tú qué hacer con él. No, gracias: a veces cuesta decirlo y no nos gusta escucharlo pero haz lo que realmente te apetezca respetando a los demás pero no te obligues. Tú vida es tuya, tú tiempo es tuyo.

6- La felicidad está en las pequeñas cosas. Frase más recurrente que el tómate en el pisto pero es cierto, quién no flota cuando le besa el/la que desea, cuando te pierdes entre páginas o en esa canción o cuando te invade el dolor de tripa compartiendo risas con unos amigos. Eso es felicidad y no necesitas más.

7- Crea oportunidades, haz cosas, ponte mini retos. Con poco puedes conseguir lo que te propongas y cada vez más. Te sentirás útil, fuerte y una cosa lleva a la otra, sube el autoestima. No te compares. Tú eres tú.

8- Otra repetición pero yo la pongo en mayúsculas: SÉ POSITIVO. Relativiza los problemas y simplifica las cosas. Nada es imposible. Las sonrisas llevan a sonrisas. A mí personalmente me resultan una cárcel las personas constantemente quejicas y negativas, todos tenemos “mochilas”, pasado, miedos, cosillas y no por ellos nos revolvemos en la mierda. Luchamos, aprendemos y sobretodo vivimos, estando aquí-ahora y disfrutando del momento es lo que te lleva al minimalismo, a centrarte en disfrutar hoy.

9- Ordena, es más, tira lo que no necesites: así ordenarás menos y podrás hacer cosas que te apetezcan de verdad. Lo minimal y el orden ayudan a relajarse y a aclarar la mente. El orden da paz.

10- Menos es más, comprar, comprar, comprar, ¿en serio lo necesitas? Si es que si, ok pero si es que no o no estas seguro, olvídalo, si realmente no es una necesidad lo olvidarás y necesitarás comprarte otra cosa inútil para creer que somos felices y no. No confundas querer con necesitar, son cosas muy distintas aunque la publicidad y el consumismo nos lleven a ello. No necesitamos todo lo que queremos.

www.thesweetwords.com
@thesweetwords_l.a
APRECIA EL PROCESO Y NO TE OBSESIONES POR EL RESULTADO. EL ÉXITO DE UNA VIDA PLENA ESTA EN DISFRUTAR CADA MOMENTO.