Vida

Vida, creo que es mi palabra favorita, en biología se refiere a la capacidad de nacer, crecer, metabólicas, esconder a estímulos, reproducirse y morir. Científicamente se amplía además a la capacidad de administrar recursos, adaptarse y aprender.

Para mi es algo más personal, me gusta la sonoridad de la palabra, cómo suena cuando se la dices a alguien para demostrar cariño, me gusta la palabra vida como futuro, esperanzas y sobretodo adoro el significado que tiene para mi, nada parecido a lo que nos dice la ciencia: vida = vibrar.

Los días pasan y suceden mil cosas pero para mi la vida es lo que nos hacen sentir esas cosas. A mi sentir, VIDA es esa vibración que te hace sentir vivo: las mariposas del estomago cuando le ves, las carcajadas con alguien, los instantes antes de abrir un regalo, el arropamiento que sientes cuando te abraza tu abuelo, ese dolor de tripa cuando vas a tener esa cita, cuando te das la vuelta y ves a la persona de la que te has despedido mirándote y sonriendo, como también la carcajada de un niño es una mágica sensación, incluso vida son esas lagrimas que caen sin cesar cuando te han roto el corazón, cuando escuchas esa canción, el vacío(para mi dolor, también vida) que trae un recuerdo de alguien que nos falta, una mirada desgarradora…los detalles son importantes, así fijas los recuerdos, hacen vida y muchas de estas cosas suceden en navidad y por ello para mí es la época más maravillosa del año…

Aprovecho para informaros del nuevo reto que empieza una gran amiga @byncs(en Instagram) para transportar a Instagram la magia de la navidad, 15 días de fotos navideñas que nos hagan amar é incluso reconciliar con esta época. Empieza el día 22 de diciembre con el #retoOhfu. Nos vemos en Instagram @thesweetwords_l.a

Anuncios

Me cargo el reto

Necesito desahogarme y voy a usar mi blog para ello corriendo el riesgo de cargarme a día 9 de mi primer reto, si no sabéis de qué hablo pasaros por un anterior post: 12 meses, 12 retos ¡Go! animaros o mejor: aconsejarme.

thesweetwordss@gmail.com

Instagram @thesweetwords_l.a

Habría gente que tendría que llevar un cartel para no hacernos perder el tiempo o al menos saber a lo que nos atenemos:

Aviso: borde

Cuidado: gilipollas

Alerta: fantasma

No es que yo sea el amor en persona, admito que tengo mi carácter y encima las hormonas a veces me convierten en una montaña rusa emocional, esto es un tema que ya hablaremos otro día, las hormonas afectan más o menos pero ahí están y lo digo con todo el positivismo del mundo, hay mujeres que pasamos por unos días más sensibles pero en todos los sentidos, la inspiración y el el talento también sale a montones disfrazado de lagrimas e incluso de excentricidades pero eso es otro tema. Lo que quiero explicar es que hay gente que por regla general tienen unos tics a mi humilde punto de vista sobrantes y habría que avisarlo, concreto:

¿Sabes aquel compañero que te habla a un milímetro de la cara? Aquel que su espacios vital es diferente al tuyo, que tiras mini pasitos para atrás y él los da hacia delante, acabas poniendo el piececito en plan barrera y ni con esas te consigues separar. A primera hora de la mañana le sigues el rollo si, si, si, siii para que acabe pronto ( la conversación) pero después del primer café, ufff que difícil…

¿Y aquel marisabidillo de toda reunión? Él/la siempre más que tú o menos PERO todo, adsolutamente todo lo sabe o a él/ ella le ha pasado, muchos peor, más fuerte, más cruel y sobretodo más alto, mucho más alto, a unos 20 decibelios más fuerte que tú. Yo con todo el cariño, los juntaba todos en una habitación de dos metros cuadrados y que suceda lo que tenga que suceder… a modo experimento. Me temo que alguno explotaría.

Y como no dejarme: el fantasma, ya no digo aquel o aquella que presume de sus millones de ligues a lo parchis: comen un@ y cuentan veinte sino aquellos fardon@s por excelencia, tienen un parecido a los anteriores pero mejor, no mejor persona sino mejor que tú siempre, siempre, siempre mejor que tú. Cansinos…

Ah! El último que nombrar hoy: don mustio, me da pena ponerle este nombre porque la palabra mustió me gusta, me hace gracia: mustió, mustias, mutios… pero me quiero referir aquella persona tremendamente pesimista, protestona y angustias, aquella que te da penica pero antes pararías por un tunnel de fuego que volver a pasar dos horas más con él/ ella. El redeprimiro, renegativo, uff, todo tenemos días, incluso épocas bajas, todos, absolutamente todos, creerte que todo lo malo te pasa a ti es tu forma tu escoger como te tomas las cosas. Nada dura para siempre, lo malo tampoco, supéralo.

Cada uno tiene que ser como es, yo admito que tengo momentos que soy un auténtico coñazo, así tal cuál, si, si, aunque parezca imposible por lo dulce y divertida que me veáis hay momentos que me invade la sensibilidad o la mala leche o ambas y como dice mi abuela es para ponerme a comer a parte PERO SON RATOS y muchas veces me doy cuenta y aviso o intento interactuar menos pero los que siempre son así deberían llevar un cartel colgado avisando, como en de las casas: “cuidado perro”.  Pues: “Cuidado amargado de la vida”.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑