Camino Inglés 

El camino está lleno de italianos… esta es la conclusión que he sacado después de andar seis días del Ferrol a Santiago. Parece una conclusión básica e insulsa para tantos pasos pero ciertamente pienso que el camino es tan personal que poco os puedo explicar yo más que cosas prácticas, simplemente os invito a ir… VALE MUCHO LA PENA.

Hace un año hice el camino francés, de Sarria a Santiago fue un camino muy saturado de gente, añadiendo que yo no lo acabé de disfrutar, estaba pasando cambios en mi vida y aunque fue intenso, maravilloso a la vez que bonito también fue muy duro.

Este año ha sido mejor, más tranquilo, más relajado, más aprovechado, han sido más de 120 kilómetros por las rías y los bosques gallegos tan densos y verdes, poca gente y la que había todos eran italianos, no sé porqué pero persona que te cruzabas provenía de Milano o Roma. Este año hemos andado el camino Inglés, saliendo del Ferrol hasta Santiago.

Aquí os dejo cuatro cosas prácticas por si os animáis hacer el camino Inglés, Galicia es una tierra bonita pero la experiencia es mucho más que especial seas creyente o no, estás muchas horas contigo, con la naturaleza y poco más, eso te hace ver lo mejor y lo peor de ti, ver lo que quieres y necesitas cambiar o aprender.

Consejitos:

1- No lleves una mochila más pesada que el 10% de tu peso porque a todos en algún momento nos entra la pájara de ¿de porque estoy yo aquí haciendo esto?, ¿que carallo hago aquí?, ¿qué se me ha perdido a mi aquí?, no puedoooo…. y si encima llevas un peso muerto superior a tu resistencia, el agobio es mayúsculo. Hay empresas, tipo correos, que te llevan la mochila de albergue en albergue o de hotel en hostal y tú solo llevas lo imprescindible pero no todo el mundo aprueba esta manera nueva de afrontar los kilómetros, cada uno…


2- En Pontedeume olvídate de dietas y desayuna en martiño unos buenos churros que te hacen coger la siguiente etapa con súper poderes. Abren a las 5 de la mañana.


3- En betanzos, tierra de buenos huevos, comeros una buena tortilla de patatas, yo eché de menos la cebolla pero ese es un debate que hoy no voy a tratar.

4- La siguiente parada ya fue bruma que con todos mis respetos pero se tendría que llamar “broma” porque es una población que acoge a miles de peregrinos pero solo hay 15 habitantes que lo llevan todo… en mi escalera hay más vecinos y no nos aclaramos. Lo dicho es una pequeña población que llena el albergue en seguida, así que ser listo y reservar con antelación en algún sitio privado si no queréis dormir en el polideportivo.

5- Y Santiago que decir de Santiago… punto de reunión de todos los peregrinos de todos los caminos, cuando llegas a la plaza obradoiro, te tiras al suelo, miras esa preciosa pero últimamente siempre tapada catedral y sientes algo tan mágico que es difícil de explicar: nudo en el estómago, alegría en el corazón y orgullo en la cabeza. 


Hay que pasar unas cuantas en esta preciosa ciudad, convivir con sus gentes acostumbrados a tanto peregrino. ¿Y la gente del camino? Que decir, muchos se llevan amistades e incluso amor, en nuestro caso, italianos y más italianos, no sé si es que nos superan en fe católica o fue coincidencia pero allí donde íbamos nos rodeaban, al bar de tapas, en la misa del peregrino, en la tienda de recuerdos… ¿será una señal? No lo sé pero Bello condividere questa esperienza, essere felice.

Anuncios

CAMINO DE SANTIAGO I

Los que me seguís en el canal de Youtube: The Sweet Words Tv ya estaréis viendo mi pequeña aventura Gallega pero me apetecía ponerle unas cuantas letras a esta experiencia.

Primero quiero quitarme el sombrero por la gente que anda el doble, el triple, el cuádruple que ande yo y pedir disculpas si he ofendido a alguien. Ni quiero, ni pretendo juzgar a nadie: ni a los que andan mucho, ni a los que andan poco, ni a los que llevan mochila o ha los que no la llevan, que duermen en albergues o en hoteles. Yo he vivido mi camino, he sacado mis conclusiones y creo que eso tenemos que hacer cada uno: no mirar las botas de los demás sino las propias.

Hace mucho tiempo que quería tener esta experiencia pero por multitud de razones o excusas, según se mire, nunca había encontrado el cuando y el con quién. Eran dos cuestiones fáciles de resolver: ¿cuándo? Cuando tuviera unos días, ¿quien? Cualquiera, sola, contigo… que más daba pero en el fondo supongo que no quería porque si quieres algo  en la vida, lo haces o al menos pones todas las energías en ello, o¿no?

Bueno, el caso que este año se lo propuse a mi ma(mi mamá), una experta en el camino de santiago: el francés, el inglés, el de la plata y el primitivo, y aunque manifiesto fervientemente que cada camino es único y particular de cada uno, ir con alguien que ya había pisado esas tierras u otras más lejanas, anima por los miles de consejos útiles que recibes, trucos y sobretodo ánimos.

Salimos desde Sarria después de una noche en el tren de larga distancia, nos armamos las botas y nos comimos un bocadillo gigante. Con el estomago lleno y con la credencial* del peregrino en mano nos atrevimos con los primeros metros, el calor aún no hacia presencia pero el frío de Galicia tampoco, ni la lluvia y eso se agradece.

El primer día fue intenso pero tenia tantas ganas que mis pies andaban solos con sus botas nuevas, llegamos a Portomarín en unas 5 horas, 22,4 km y satisfechas llegamos a la primera pensión que previamente había reservado mi madre. Quiero explicar que bajo mi criterio reservamos pensiones y hostales porque yo no sabía a lo que atenerme con los albergues. siempre aconsejo que no tengamos prejuicios y esta claro que yo los tuve y ahora me arrepiento, esto lo explicaré más adelante. Nosotras comimos en el mismo pueblo, de los más bonitos que dormimos y descansamos en el Portomiño, en una habitación con dos camas y baño en correctíssimo estado.

*libro que obtuvimos en el bar dónde desayunamos pero también se puede comprar en las oficinas del peregrino que hay por todo el camino. Es importante que vayas consiguiendo sellos en los diferentes comercios que te encuentras durante el camino para demostrar tus quilometros andados y obtener la compostelana**

**Certificado que te dan totalmente gratuito en Santiago de Compostela si demuestras con el libro de credenciales del peregrino que has andado más de 100 km. Desconozco que distancia tenéis que recorrer en bici o caballo para tener el mismo certificado, supongo que en el primer caso es más y en el segundo menos, por salud del animal, el caballo.

No me quiero hacerme pesada así que os dejo algunas fotos y en el siguiente post sigo…

 

 

 

 

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑