Reencontrar la Magia

Este fin de semana no escribí porque no me sentía con ganas porque ha pesar que es un blog personal pretendo aportar cosas, incluso enseñar mis aprendizajes o aprender explicándolos y por temas personales no me sentía con ganas de ello pero si me ha echo llegar con los días a unas conclusiones: ¿quién no tiene malos días, meses pochos e incluso temporadas bajas? Pues quién niegue esto, es que se sabe escuchar poco, ya que una estrella brilla más cuando más oscuridad tiene, es decir, no podemos subir a volar cuando nunca has estado abajo. Cierto es que muchos buscamos una estabilidad, una paz, una tranquilidad más o menos continua pero hay que ser sensato, los sentimientos fuertes están en los picos, un electrocardiograma lineal es un corazón muerto y nadie quiere eso, al menos nadie que quiera estar vivo y sentirse vivo.

Todos tenemos dolores de cabeza dentro de nuestras rutinas y quizás en la vida tenemos que pasar ciertas cosas, burocráticas y/o sentimentales horrorosas pero tenemos la mano y el poder para cambiar la aburrida rutina y recobrar la Magia del día a día a pesar de todo, estas son algunas ideas:

– Planifica tu ocio. Igual de importante es organizarte la semana para tener cierto orden y llegar a todo, como planearte el fin de semana. Busca ideas, sitios, donde comer cosas nuevas, visitar algo que te apetezca, cómprate palomitas para una peli y manta… el previo a veces es más o igual emocionante que la acción.

– Escucha en bucle una canción que te apasione, siéntela, cántala, imita al cantante, vuélvete loco.

– Escribe notas bonitas, divertidas y déjalas en sitios que la gente las pueda leer. Es un gesto mínimo que puede hacer más llano, más feliz el día a cualquiera y eso alimenta nuestro bien estar, te lo aseguro. Si no lo ves imagínalo, magia y si puedes mira su reacción, mejor, hay sonrisas que te hacen ganar vida.

– Haz una excursión por tu ciudad y saca fotos sin pensar mucho. Páginas como civitatis hacen rutas curiosas por tu ciudad pero no hace falta pagar nada si no quieres, piérdete por tu ciudad y déjate llevar…

– Acepta tus sentimientos. Que estás bien, pues genial, que estás jodido, pues no pasa nada, tienes todo el derecho a sentirte como te sientas pero párate a pensar: ¿qué puedo sacar de bueno de sentirme así? En el momento es complicado y encima estarás cansado de escuchar estas cosas pero es que es así, todos tenemos derecho a estar echos polvo y tenemos que aprovechar para aprender o al menos saber que esa situación no será para siempre, no tienes la exclusiva del “desgraciado”. Ponte la canción que te haga llorar, la peli que te haga sentir, siente fuerte, y rómpete por dentro que luego ya montaras las piezas.

– Ahora una mezcla entre dos ideas y que yo aconsejo fervientemente: hazte una lista de música que te encante, ponte una deportivas y vete andar por la ciudad con tú melodías a toda mecha, te aseguro que desconectas, vuelas…

– Apaga el móvil, la televisión, el ordenador, ponte cómod@ y haz una lista de todo lo que sueñas hacer: cosas asequibles como montar a caballo o los sueños y locuras que te apasionaría realizar. Que la lista sea gigante o al menos bien trabajada en tu mente y ya luego investiga cómo llevar a cabo esas cosas.

– Por último, muchos coach de la Salud mental y física aconsejan salir de zona de confort de vez en cuando. Tenemos que ser disciplinados y conscientes para llevar una vida sana corporalmente y sobretodo mentalmente pero de vez en cuando: habla con un desconocido, busca a alguien por internet que no ves hace años, sal sin pensar en el mañana(con cabeza pero sin reloj)…

Si pones en práctica alguna o tienes otras que me puedas ayudar escríbeme por Instagram @thesweetwords_l.a.

Hasta el próximo mágico día Sweet.

Anuncios

¿Renuncio?

De madurez primeriza a inhabilidad emocional, así me veo con 34 años de supuesta adultez o eso dice alguna persona porque a veces hay algunos capaces de poner en duda todo. ¿Lo permitimos?, ¿tiene sentido?

Cuando callas, te plantas en una perenne estabilidad fingida, no opinas, no haces más que seguir eres una persona madura y fuerte que aguantas lo que venga. En cambio si la misma situación la pasas llorando, opinando, con más aspavientos, el resultado es que te falta crecer y pasar ciertas cosas y, ¿no será que cada uno responde como puede y como sabe en cada momento?, ¿Es posible ser madura esta mañana y por la tarde como no gusta tu reacción eres una cría adulta?, ¿Porqué etiquetamos tan pronto?, mejor dicho, ¿porqué etiquetamos?

Y hablando de maneras de actuar y respeto, quiero tocar un poco el tema que tanto explota en mis oídos últimamente y al final tendré que dar la razón a los que me tachan de baja inteligencia emocional porque es cierto que me cuesta de entender:

Soy capaz de leer, hasta soy capaz de comprender y hasta estoy de acuerdo con todo este texto pero con límites. En un mundo donde habían demasiados límites, creo que los hemos perdido todos y aunque suene antiguo creo que debemos ordenar ciertas cosas y cierto valores, es un pensamiento totalmente personal de alguien que me considero de izquierdas, liberal y pienso que considerada con el resto de personas. Creo, yo, EleaMI que: no podemos disculpar todo por respetar la conducta de los demás, creo que que hay unos mínimos de convivencia, de respeto y sobretodo de amor, y no todo es disculpable porque una persona no lo supo hacer mejor. Está claro que por sanidad mental no hay que esperar nada de nadie así nunca te sentirás frustrado pero cuando precisamente no pasa nada, ningún mínimo, cómo: “acompañar a un enfermo, como simplemente estar, cómo no pegar, no dañar, cómo no reiterar en actitudes egoístas”, si es de esperar que nuestra conducta sea advertir o actuar según nuestros valores y si, seguir aprendiendo. POR LO QUE ES YO, RENUNCIO A LAS EXPECTATIVAS SI FUNCIONAMOS DE CORAZÓN, SI INTENTADO HACERLO BIEN, BONITO Y DULCE, ERRAMOS. ASÍ SI.

Mirar de otra manera

Mirar de otra manera
Otra mirada

Si renuncio a esperar si de verdad alguien ha hecho de corazón todo lo que sabía hacer o podía.

Estar

Nadie dijo que ser una “persona humana” fuera fácil. Está muy de moda el trabajo personal porque por fin valoramos algo más que lo sólo evidente pero a veces nos olvidamos de ciertas bases que ya tenían nuestros abuelos y no por ser de ellos son pasadas u obsoletas como apoyar, defender, acompañar, estar presente, proteger. Yo soy la primera que presumo de mi madurez por tempranas experiencias supuestamente trascendentales, incluso busco volver a disfrutar como una niña para perder un poco la realidad pero me tendría que llenar más la boca de humildad y menos de dar ejemplos, y como yo, muchos. Me he dado cuenta que si no tienes bases, si tú ética deja mucho que desear para vivir en un mundo en convivencia, tu evolución será la misma(y perdón por la palabra) mierda. Tanto trabajo individual que nos olvidamos del de al lado y de lo más básico: estar.

Mindfulness, zen son palabras que están muy en boca de todos pero si combinas todo eso sin ética, ¿qué sentido tiene? Es como la palabra compasión que no tiene sentido sin solidaridad: empatizar con los demás y ayudar, y repito otra vez, ESTAR. Me explico: primero aclarar que en occidente entendemos compasión como lástima y son términos distintos. Con la lástima te pones por encima de otro ser, “que pena, ojalá estuvieras como yo” por lo contrario con la compasión acompañas a esa persona en su dolor, practicas la empatía, sufres con él, no te sientes por encima. Y la solidaridad, como positiva actitud de generosidad y cuidado de los demás resulta psicológicamente incomprensible sin el motivo de la compasión pero se necesitas sobretodo menos mirarse al ombligo y estar(de nuevo).

Salimos del catolicismo, huimos de islamismo para meternos en creencias budistas, induistas, taoístas por qué nos parecen más sensatas pero pecamos de lo mismo, sales de unas creencias que no encajan contigo para meterte en otra, ¿qué sentido tiene eso? ¿No sería más sensato, escuchar aprender y seguir lo que te manda el corazón sin olvidar unas bases? Me explico: cuando trabajas una creencia por encima de la otra, entendiéndose como tú verdad, te estás poniendo en la misma prepotente posición que él cree en un dios y piensa que el resto estamos equivocados. Y, ¿donde queda tu realidad? Tú no vives en un monte aislado, convives con seres movientes, con multitud de sentimientos y quehaceres. Trabajas, compras alimentos y vas a hospitales cuando alguien se pone malito porque vives aquí, no vives en otra realidad y tienes que compaginarlo todo, no puedes quedarte solo con creencias de otras realidades. Nutrirse no quiere decir eliminar las bases.

Mamá quiero ser minimalista. Tips.

Si quieres invertir tu tiempo y tus recursos en las cosas que sean importantes para ti, quieres ser minimalista. Si quieres apostar por ti y tu felicidad, quieres ser minimalista. Si quieres una vida plena, ya eres algo minimalista.

No pretendo engañar a nadie, soy feliz comprando ropita p( o creo que lo soy)y cuando recibo regalos pero con el tiempo te das cuenta que la felicidad no se basa en esas cosas, al menos no la duradera, si no que sale de nuestras experiencias, de lo que nos llevamos de ellas y del sentido que acaba dando a nuestras vidas.

Ser minimalista consiste en equilibrar lo que tienes, lo que realmente necesitas y quieres de corazón.

Tips: soy/ quiero ser minimalista:

1- kalm please: Simplifica tus preocupaciones, céntrate en lo verdaderamente importante. En realidad nos estresamos por multitud de cosas que no son importantes, que simplemente se arreglarán o que no podemos hacer nada para cambiarlas, entonces, ¿para qué preocuparse? Pues calma, párate un segundo y razona si realmente es grave. El dinero sólo es dinero. Tener no es todo. Tener no es necesidad. Y sobretodo no te preocupes por cosas que no sabes, por futuribles que sólo están en tu cabeza, no cruces puentes antes de llegar a ellos.

2- Love, Love, Love. Cuida a quien quieres, no a quien quieras o intereses, a quien quieres de corazón. Amigos, familia te proporcionarán momentos de felicidad, valoraros, aprécialos por lo que son. Sé agradecido.

3- Coherencia: Equilibra lo que piensas con tu vida: quieres estar sano come sano. Ágil, entrena. Muchos se quejan de lo que se provocan ellos mismos. Céntrate.

4- Eco: Sé consciente del planeta, sé sostenible, es el futuro por donde pasarán nuestros pies, donde estará el aire que respiremos, donde hallaremos vida. Cuida tu alrededor.

5- Tic-tac: Eres el dueño de tu tiempo, decide tú qué hacer con él. No, gracias: a veces cuesta decirlo y no nos gusta escucharlo pero haz lo que realmente te apetezca respetando a los demás pero no te obligues. Tú vida es tuya, tú tiempo es tuyo.

6- La felicidad está en las pequeñas cosas. Frase más recurrente que el tómate en el pisto pero es cierto, quién no flota cuando le besa el/la que desea, cuando te pierdes entre páginas o en esa canción o cuando te invade el dolor de tripa compartiendo risas con unos amigos. Eso es felicidad y no necesitas más.

7- Crea oportunidades, haz cosas, ponte mini retos. Con poco puedes conseguir lo que te propongas y cada vez más. Te sentirás útil, fuerte y una cosa lleva a la otra, sube el autoestima. No te compares. Tú eres tú.

8- Otra repetición pero yo la pongo en mayúsculas: SÉ POSITIVO. Relativiza los problemas y simplifica las cosas. Nada es imposible. Las sonrisas llevan a sonrisas. A mí personalmente me resultan una cárcel las personas constantemente quejicas y negativas, todos tenemos “mochilas”, pasado, miedos, cosillas y no por ellos nos revolvemos en la mierda. Luchamos, aprendemos y sobretodo vivimos, estando aquí-ahora y disfrutando del momento es lo que te lleva al minimalismo, a centrarte en disfrutar hoy.

9- Ordena, es más, tira lo que no necesites: así ordenarás menos y podrás hacer cosas que te apetezcan de verdad. Lo minimal y el orden ayudan a relajarse y a aclarar la mente. El orden da paz.

10- Menos es más, comprar, comprar, comprar, ¿en serio lo necesitas? Si es que si, ok pero si es que no o no estas seguro, olvídalo, si realmente no es una necesidad lo olvidarás y necesitarás comprarte otra cosa inútil para creer que somos felices y no. No confundas querer con necesitar, son cosas muy distintas aunque la publicidad y el consumismo nos lleven a ello. No necesitamos todo lo que queremos.

www.thesweetwords.com
@thesweetwords_l.a
APRECIA EL PROCESO Y NO TE OBSESIONES POR EL RESULTADO. EL ÉXITO DE UNA VIDA PLENA ESTA EN DISFRUTAR CADA MOMENTO.

Imperfectamente perfecta

Para muchos de vosotros os parecerá una auténtica tontería lo que voy hacer hoy pero para mí es un paso enorme en mi evolución personal:

www.thesweetwords.comwww.thesweetwords.com

http://www.thesweetwords.com

Presento mi mancha de fresa, técnicamente llamada Angioma plano o mancha de vino de oporto, nací así, es mía y de nadie más. Sí, me cuesta exponerme aunque para muchas personas será una soberana tontería pero para mi no, de hecho estoy escribiendo estas líneas y ando dudando pero espero que sirva para sacarme otra mochila pesada de encima. La foto es bonita, no se ve toda la magnitud de la mancha, me ocupa desde la planta del pie a…. arriba y por ambos lados de la pierna pero mi maravillosa persona que me acompaña cada día me ha ayudado a verme más bonita naturalizando el tema y haciéndome fotos sin recortes, ni retoque. Gracias ka.

Dejando aparte mi valor personal como ser humano, bueno o malo, mejor o peor, éste es un tema puramente estético, en apariencia meramente superficial pero ha sido un problema en mi vida. He pasado por experiencia vitales más duras que esto y he sabido superarme y reforzarme pero esto no.

Como Sweet Words repito en muchos post el valor de la persona, de la opinión personal y del crecimiento humano pero cuando vivimos en sociedad las opiniones o mejor dicho, las críticas, nos afectan y en un país que la envidia y el critiqueo es el pan de cada día tener una pequeña imperfección superficial te puede convertir en una diana de burlas. Durante más de treinta años he tenido que escuchar frases como: “madre mía cómo vas así, te has quemado”, “qué asco”, “tan bonita de cara y eso tan horrible”,”por eso eres tan presumida con el resto”,” yo de ti no iría ni a la playa”, “no te da vergüenza”, etc,etc,etc… y la más recurrente, “porque no te la has sacado”. Pues no lo hecho porque no pueden porque admito que esto me ha hecho sentir pequeña y horrible infinidad de veces pero médicamente no pueden eliminarla, no hay garantías que desaparezca y/o que las cicatrices y los dolores puedan ser peores. Se pueden eliminar este tipos de manchas en cara y en bebés pero en los ochenta que nací yo, no y mis padres me veían tan hermosa(por la experiencia de traer una personitas al mundo) nunca pensaron que fuera un problema, de hecho hasta mi adolescencia no eche cuentas de mi pequeña diferencia, gracias a mis padres, a los dos(lo único que mi adolescencia empezó pronto). Ah y no me olvido de las frases de compasión que son casi peor: “pobrecita”, “jooo, vaya, que penita”, “que putada” y la más escuchada: “eres tonta”, “es una atontada”, “eres muy tonta”. No lo digo orgullosa pero cada uno pasa las cosas como sabe y sobretodo cómo puede. No critiques lo que no te tocó vivir, ni sentir. Si no sabes que decir, no digas nada porque aunque es cierto que en ciertas cosas <digas lo que digas> es un error o se interpretará mal, más vale callar o simplemente decir “comprendo, no pasa nada”.

Bueno lo dicho a muchos os parecerá una soberana tontería estética pero yo lo he vivido en mi piel y fue distinto, desde: no llevar pantalón corto a no atreverme a desnudarme delante del chico que me gustaba por complejo.

Hoy lo hago público y igual que respeto a los que les parece una tontería porque racionalmente lo es: estoy sana, sólo es estético, no me falta nada, no tengo dolor, no tengo realmente nada, cuando vas a port aventura y un grupo de chicas se te queda mirando, señalando, cuchicheando(cosa que pasa mucho) y con risitas, de alguna manera: duele, así que también pido respeto para mí diminuto valor de decirlo hoy aunque seas una minuedad. Veo angelitos como Paola Antonini que me anima a que me dé igual todo(sobre esto), ella con unos valores espectaculares y una asombrosa belleza a echo de una tragedia porque sí fue una desgracia( lo mío no, mi fresa es natural e indolora) dar un mensaje muy positivo, de fortaleza, aceptación y respeto. Me saco el sombrero, toda mi admiración @paola_antonini.

También quiero añadir y admitir en público(por curación personal)que esto me ha hecho equivocarme en repetidas veces pero hoy se va a convertir en mi bandera de lucha. Mi inseguridad en ciertos momentos me han hecho tomar decisiones erróneas, buscar aprobaciones equivocadas y en personas que no me aportaban nada y actuar de forma que no va con mi ética, pido perdón pero también esta misma inseguridad a permitido que ciertos humanos la hayan usado para dejarme como una mierda y sin saber nada de mi fresa. Me explico, cuando tú estás de bajón en la vida, hay cierto energúmenos que perciben esa baja energía, esa debilidad o incluso la bondad del que tienen delante y aprovechan esa apariencia que creen débil para menospreciar, dejar mal a esa persona, ridiculizar y/o machacar. Con los años te das cuenta que estos seres se sienten la peor mierda del mundo o lo son y sólo procuran hacer de menos para sentirse mejor momentáneamente pero cuando el espejo les devuelve el reflejo se dan asco. Sólo los más cercanos a mí y de mi día a día sabrán que tengo carácter, mucho más de lo que aparento pero me gusta La Paz y la armonía pero cuando digo basta es hasta aquí, fin. Antes y a veces ahora(intento mejorar) soltaba mi “sobrepase” con cierta agresividad pero con los años me he dado cuenta que el estilo agresivo es que quizás funcione para algo concreto pero en conjunto empeora la relación con la persona sobre la que lo estamos ejerciendo y no consigues realmente lo que quieres y necesitas. Yo ya he optado por aprender, enseñar lo poco que sé y si no, ignorar como buena escorpión(cosa que diría mi yaya) o te amo o nada, muerte. Me ido un poco por las ramas pero quería referirme que somos un todo, por dentro y por fuera.

Poco más a decir, sólo gracias por leerme y si con esto ayudo a una sola persona con inseguridades(quizás yo misma)… bienvenido y gracias a ti.

www.thesweetwords.com@thesweetwords_l.a

Email: thesweetwordss@gmail.com

Sexo en tú ciudad

Esta semana se han cumplido 20 años de una de mis series favoritas “sexo en Nueva York”. Aunque muchos la tacharon de memez, superficial e incluso de machista ya que uno de sus pilares era: <chica adicta a la moda, buscando el príncipe azul>, para mí fue una puerta abierta a la tolerancia, a la libertad y al sexo. Yo me quedo con la parte más feminista porque como todo en la vida las cosas son como tú te las quieras tomar y las quieras ver.

Esa pelirroja Miranda que quiere disfrutar de su éxito en su carrera y no disculparse por ello.

La delicada charlotte clásica, llena de tabúes y inseguridades que aprende de sí misma.

La alocada samantha con más experiencia que tabúes, con tanto amor por ella misma, por el sexo y por su vida.

Y por último, la prota, la loca de los zapatos y la moda, en busca continua de su independencia y el amor, Carrie.

Yo sigo apostando por esta serie: por hacerme reír, llorar e incluso abrirme a nuevos aprendizajes.

Seamos distintas, parecidas, clásicas, alternativas, monógamas, promiscuas pero siempre nosotras, apostemos por nosotras misma y seamos de verdad. Respeto y autenticidad.

Sexo en Nueva York
Elea

Fantasía

Cuando leéis el titular fantasías seguramente os lleva a pensar directamente en las sexuales y sin tener nada contra ellas, todo lo contrario, hoy quiero hablar de las fantasía en general, en el estado que te permites meter dentro de tu mente y te dejas llevar, y me gustaría que analizaras un poco las tuyas, se aprende mucho de uno mismo, me explico:

La fantasía es aquella secuencia, aquella situación, aquel corto, incluso aquella película que tú creas en tu mente, la cuál tendría que ser a tú gusto y semejanza, proporcionar placer y con ello endorfinas(hormona del placer), el problema viene cuando pones límites y miedos, tabúes y juicios a tú propia fantasía, generas ansiedad y culpabilidad, y es eso lo que tienes que “trabajar”. Hay que ser consciente de quién eres, qué tienes, qué consideras bien y mal pero se libre de imaginar. Dicen que no hay más loco que el que está totalmente cuerdo.

No por fantasear robar un banco eres un ladrón, pues permítete desvariar un poco, gozar, suéñalo, escríbelo o simplemente disfrútalo porque si en algo somos libres es de nuestro propio pensamiento. Y no olvidemos que una de las mayores magias de este tema es el poder que te dan sobre: el qué, el cómo y luego qué hacer con ellas, guardarlas en tu intimidad, sólo tuyas, nadie tiene que saberlo o si te apetece, compartirlo.

Conozco una persona que para poder fantasear con otras mujeres tenía “que matar en sueños, en fantasía” a su propia mujer. Pues, ¿no es más descabellado es ese acto de matar para poder pensar con libertad?, tal barbaridad le hizo preguntarse qué tipo de relación tenía y averiguó que en una cárcel dormía.

¿Cuales son tus fantasías?

Thesweetwords

The Sweet Words The Sweet Words The Sweet Words The Sweet Words

Estoy hasta el coño

El día 8 “discutí” con un amigo porque según su opinión soy demasiado feminista, fue gracioso que me dijeran eso el día internacional de la mujer trabajadora pero no quise entrar mucho, soy de poco justificarme, aprendo, tolero, rectifico, protesto, protejo y me disculpo cuando toca pero no suelo dar muchas explicaciones; al día siguiente en una cena de amigas, todas mujeres, debatimos fervientemente sobre el 8M, habían acusaciones de postureo en el movimiento del día anterior. Sin poderlo evitar, me escandalice ¿demasiado?, ¿postureo? Son palabras que para mi no pueden ir juntas: demasiado y feminismo, postureo y reivindicación.

Desde el primer día que mi padre me levantó la mano soy feminista y no lo digo por dar pena, ni para poner ímpetu al tema, lo digo y soy feminista por defensa del ser humano y sobretodo a la mujer, contra la infravaloración, el aprovechamiento, contra la degradación, contra el miedo y creo totalmente en el valor que tenemos cada uno de nosotros.

No creo que mi padre me levantara la mano por ser niña sino por impotencia, incapacidad y sobretodo educación, mala educación porque si en algo coincidimos, mi amigo, mi amiga, mi padre y yo es que todo viene de la base, de la educación, de desde que somos chiquitos. Según mi humilde saber entender tenemos una educación y una sociedad de mierda, me explico: una persona nace y como ser humano tendría que tener los mismos derecho y los mismos deberes, según me educó mi mama pero eso no es así, dependiendo de donde nazcas, país, sitio e incluso barrio tendrás unas oportunidades u otras, pues si eso ya es penoso en si, me cuesta entender cómo añadimos más injusticias y permitimos diferencia entre sexos, modos, religiones o razas. Me cuesta comprender porque tengo que demostrar constantemente que valgo por ser mujer y joven, porque tienen que opinar todo el el mundo sobre mi peso, mi vida, mi vestido; me cuesta aceptar que alguien no proteja a los demás, incluso sea capaz de agredir, no lo entiendo. No concibo todo los que no nos lleve a la igualdad, precisamente al feminismo. Lucharía por la igualdad en todo como seres humanos que somos, lucharía por la tolerancia y la aceptación entre razas, gustos sexuales e incluso entre creencia, si hay respeto y paz, todo entra, pues por ello soy y seré feminista.

Soy de la opinión que si cuando un niño nace le das unos valores sanos que comprendan la igualdad, la tolerancia, el respeto como algo natural, si un pequeño sea niño o niña cree distinto a tanta mierda, podríamos cambiar el mundo.

Soy mujer y adoro ser mujer, me gusto, adoro mi mente por todas sus infinitas capacidades, me siento sexy y me gusta sentirme así: lista y sexy, me hace sentirme orgullosa de mi y hace que quiera crecer más como persona, tanto en saber, aprender como en gustarme. Pues a pesar que muchos no lo entiendan, muchas veces este mundo resulta un agobio: te levantas por la mañana y yo como Ele(yo) pienso “que me pongo”, me gusta verme bien, pues muchos opinan que es para los demás y supongo que por ello se ven con el derecho de mirar, remirar y hasta opinar, ellos y ellas y yo como Ele(yo) intento que me de igual lo que opinen pero como un niño si le dices una vez tonto le da igual pero cuando se lo llamas cien veces el pequeño acaba sintiéndose ya no tonto sino retrasado, pues yo igual, al final te corta, te incomoda. Y dirás: pues no te vistas para que te miren, ponte un chándal: 1- no me visto para que me miren 2-¿porque no puedo ir como yo me gusto a mi misma y que me dejen en paz? No lo entiendo. No comprendo porque yo no puedo tener libertad en general o más concretamente sexual sin que me juzguen. El hombre sigue siendo un campeón por follarse a cien y a una mujer la tachan de santa o puta a la mínima, me parece asqueroso. Y añado el tema de posesión, me ahoga pensar que nadie sea de nadie, es como retrotraerme al esclavismo, me parece horroroso o la excusa del alcohol para sentirse con derecho de abusar, es realmente de enfermos mentales en el peor de los modos que lo quieras entender, yo veo a alguien falto de capacidades y ni se me ocurre otra cosa que ayudarlo o mejor dicho, llamar a alguien que le pueda ayudar, hasta aplaudiría si cualquiera huyera por no saber que hacer pero atracar, agredir o violar, repito, es de enfermo mental. Sigo, que me lío…

Luego llego al trabajo y pásate la jornada demostrando, ¡que hartura de sociedad!. La cantidad de desprecios que conlleva mi puesto, ser mujer y joven es proporcional al aire que respiras en un dia, ¿porque? Pues no lo sé pero así es. Ocupo el puesto que estoy porque quiero, he estudiado otras cosas, de hecho varias pero lo que hago me gusta y solo porque me tienes delante(seas quien seas) me tienes que respetar pero eso tristemente no es así y aquí entran machismos, clasismos y varios -ismos que personalmente me parecen ridículos. Y doy gracias que todo esto aminorado con los años por varias cosas pero sobretodo por experiencia, como dicen ‘es un grado’ o mejor dicho, el diablo sabe más por viejo que por diablo. Yo ya llevo diez años en mi puesto, soy menos joven, menos ingenua y sobretodo me va importando menos ciertas actitudes pero no deja de cabrearme todo el esfuerzo que conllevan un mínimo respeto.

Por último en casa, mi mente está creada para organizar y saber todo lo que hay que hacer, cuidar y proteger ¿la tuya no? Creo que si, es cuestión de responsabilidad, no de géneros pero es más cómodo que lo hagan ellas, ¿no? PENOSO.

Pues repito por todo esto soy feminista, luchadora, tolerante y amorosa porque si quisiéramos más, valoramos más, respetaramos más y juzgamos menos todos seríamos más felices.

Ele

En cien años todos seremos calvos

Hoy quiero hablar de la prepotencia, la jerarquía y directamente, de la GILIPOLLEZ. El otro día hablaba con mi compañera y amiga del trabajo – mi chica, ya sabes quién eres- me contaba que había recibido de su superior, de su jefa, simplemente otro cargo, no superior como persona pero ella se ve que se lo cree así por el menosprecio que le proporcionó sin miramiento, con extra de intentar hacerle sentir una mierda con cállate o tendrás un problema(una apestosa receta que no recomiendo). Doy por hecho que este tipo de personas, ni cagarán, ni mearán, tendrán un corazón de hojalata que espero que les dure muchos años y que el dinero les pague amor porque tal y como tratan a las personas, ni un buenazo animal de compañía los aguanta.

¿Sabes a qué me refiero? A ese jefe que te mira por encima del hombro y eso si te mira o te escucha o/y ese superior que no empatiza ni con la señora mayor sin dinero, sin casa, sin familia, la pisarían y se quejarían que está en medio; de esa compañera que te trata com prepotencia, que te habla como si fueras subnormal o como si le molestarás, siempre. A esa jefa que se cree que eres su secretario en la vida en general, su esclavo o ese compañero que lo hace todo perfecto y siempre te equivocas tú, ¿te suena? Yo los juntaría a todos en una habitación y tiraría una bomba fétida, luego les sentaría(para que no se quejarán más y no escuchar más tonterías de su ego) y les diría, “¿hueles? Pues así es como tratas a los demás.”

No presumo de empatía, ni de “buen hacer”, soy la que más me equivoco, solo propongo sentarlos y comentarles con cariño, no hay que ponerse a su nivel(no perdamos nuestro preciado tiempo y humor en estúpidos) y les diría lo que pensamos porque desde allá arriba, donde ellos piensan que están, se creen por encima de todo y quizás los pobrecitos no sabes que el resto de humanos les despreciamos, nos dan vergüenza, nos parecen ridículos e incluso a veces nos hacen sentir asco por algunos de sus tratos a los demás.

Voy a fundar SOSiega, para gente ciega, sorda y muda de corazón y empatía, aceptaremos a todas las personas dándonos igual el cargo sólo necesitamos que tengan ganas de aprender a ser más persona, incluiremos cursos de: <no hace falta menospreciar a nadie para sentirte menos mierda>, <haz que tu madre no se avergüence de quien a criado> y <no eres el ombligo del mundo>.

Instagram @thesweetwords_l.a

Email thesweetwordss@gmail.com

Blog de WordPress.com.

Subir ↑